Texto íntegro de libro blanco sobre desarrollo de los servicios sanitarios y progreso de los derechos humanos en China

Actualizado 2017-10-01 15:15:25 | Spanish. xinhuanet. com
BEIJING, 1 oct (Xinhua) -- A continuación presentamos el texto íntegro del libro blanco titulado "Desarrollo de los servicios sanitarios y progreso de los derechos humanos en China", presentado el día 29 de septiembre por la Oficina de Información del Consejo de Estado, gabinete de China. Desarrollo de los servicios sanitarios y progreso de los derechos humanos en China Oficina de Información del Consejo de Estado Septiembre de 2017 Prefacio La salud es un requisito básico para la supervivencia de la humanidad y el desarrollo de la sociedad. El derecho a la salud es un derecho humano fundamental ampliamente inclusivo y la garantía básica para una vida digna de los seres humanos. Todas las personas tienen derecho a disfrutar del más alto estándar de salud de forma equitativa y accesible. El Partido Comunista de China y el Gobierno chino perseveran siempre en una concepción del desarrollo centrada en el pueblo, abogan por la orientación correcta de los valores situando al pueblo por encima de todo, tienen muy presentes las aspiraciones a una vida mejor de la población y toman el aumento de su bienestar y la promoción de su desarrollo integral como punto de partida y meta de su trabajo. China siempre ha situado la salud del pueblo como prioridad en su agenda política y ha trabajado duro por mejorar la salud y el estado físico de las personas y por hacer de esto una meta primaria del desarrollo. Tras años de incansable lucha, China ha conseguido notables progresos en la mejora del nivel de salud del pueblo y ha conseguido desprenderse de la etiqueta de "hombre enfermo de Asia Oriental". El país ha reforzado constantemente la capacidad integral de la sanidad pública, los servicios médicos y el nivel de las garantías para mejorar continuamente las condiciones físicas y los conocimientos de salud de todo el pueblo. Gracias a ello, China se ha convertido en un "ejemplo para los países en vías de desarrollo" citado por la Organización Mundial de la Salud. Sin un pueblo saludable no es posible construir de forma integral una sociedad modestamente acomodada: conseguir la salud de todo el pueblo es el compromiso solemne del Partido Comunista de China y del Gobierno chino. Desde el XVIII Congreso Nacional del Partido, bajo la firme dirección del Partido Comunista de China con el camarada Xi Jinping como núcleo, el país ha situado la salud en una posición estratégica de desarrollo preferencial, ha incorporado la concepción del desarrollo caracterizada por la innovación, la coordinación, la ecología, la apertura y los beneficios compartidos a la promoción y protección del derecho a la salud. Asimismo, con el énfasis en la popularización de un estilo de vida sano, la optimización de los servicios de salud y el perfeccionamiento de sus garantías, la construcción de un medio ambiente saludable y el desarrollo de la industria de la salud, se ha acelerado la construcción de una China sana y se han incrementado los esfuerzos por ofrecer servicios de médicos y de salud durante todo el ciclo vital de las personas, lo que ha ayudado a elevar el nivel de garantía del derecho a la salud y desarrollar a grandes pasos la causa de los derechos humanos en China. I. Un modelo de protección del derecho a la salud adaptado a las condiciones nacionales China es un gran país en desarrollo con una población de más de 1.300 millones de habitantes. Desde el principio, el Partido Comunista de China y el Gobierno chino han concedido gran importancia al desarrollo de los servicios médicos y de salud y a la transformación del modelo de desarrollo del sector de la sanidad para respetar y asegurar de forma efectiva el derecho de los ciudadanos a la salud. Se ha puesto en marcha, de este modo, un modelo de protección del derecho a la salud adaptado a las condiciones nacionales. Cuando se fundó la República Popular China en 1949, el nivel de desarrollo económico y social era relativamente atrasado y el sistema de asistencia médica y sanitaria muy débil. China contaba solo con un total de 3.670 centros médico-sanitarios, 541.000 profesionales sanitarios y 85.000 camas en instituciones sanitarias, y la esperanza media de vida era de tan solo 35 años. Para cambiar cuanto antes esta situación, el país trabajó duro para desarrollar los servicios médicos, farmacéuticos y sanitarios y elaboró y aplicó unos principios de trabajo que establecían que los servicios sanitarios estaban orientados a servir a la inmensa mayoría de la población, que debía ponerse el énfasis en la prevención, que debían utilizarse tanto la medicina tradicional china como la occidental y que debían incorporarse la promoción de la salud y la implicación del pueblo. Se desplegaron ampliamente campañas patrióticas sobre la promoción de la sanidad y para la difusión de los conocimientos básicos sobre el cuidado de la salud. Gracias a ello, mejoró en gran medida la salud del pueblo y se consiguieron importantes avances en la ciencia y la tecnología médica. Fueron científicos chinos los primeros en identificar la Chlamydia trachomatis, médicos chinos los primeros en realizar una cirugía de reimplantación de un miembro amputado y un laboratorio chino el que extrajo la artemisinina, una cura eficaz de la malaria. Estos avances han recibido una gran atención en todo el mundo.
Desde el inicio del proceso de reforma y apertura en 1978, para hacer frente a los problemas existentes de escasez seria de recursos médicos y sanitarios, capacidad insuficiente y baja eficiencia de los servicios, China permitió la financiación a través de múltiples canales y estimuló el desarrollo médico de varias formas, mediante el aumento de la oferta de recursos, la apertura del mercado de producción y distribución de medicamentos, el desarrollo de la industria farmacéutica y la promoción de la medicina tradicional china. Se adoptaron diversas medidas de estímulo económico para promover que el personal médico mejorase su desempeño y se aumentase la vitalidad interna del sector. En 1996, la primera Conferencia Nacional sobre Servicios Sanitarios sirvió para definir los principios orientadores del desarrollo sanitario en el nuevo periodo. Estos principios consistían, básicamente, en centrarse en las zonas rurales, dar prioridad a la prevención, poner el mismo énfasis en la medicina tradicional china y la occidental, basarse en la ciencia, la tecnología y la educación, animar a la participación de toda la sociedad y trabajar para servir a la salud del pueblo y a la modernización socialista. En 1998 China inició el establecimiento del sistema de seguros sociales de asistencia médica para cubrir las necesidades básicas de los trabajadores. En el año 2000, se estableció el objetivo de crear un régimen médico, farmacéutico y sanitario para las zonas urbanas adaptado a los requerimientos de la economía de mercado socialista, lo que permitió al pueblo acceder a servicios médicos a precios razonables y de buena calidad y, por lo tanto, elevar el nivel de la salud de los chinos. En 2002 China publicó la "Decisión sobre el fortalecimiento del trabajo de salud pública en las zonas rurales", con el fin de, a partir de la realidad del desarrollo económico y social rural, profundizar en la reforma del sistema y los mecanismos de los servicios médicos en las zonas rurales y dirigir prioritariamente las inversiones hacia el campo para satisfacer las necesidades médico-sanitarias de los campesinos en los diversos niveles. En 2003, bajo la firme dirección del Partido y el Gobierno, el pueblo chino se unió para conseguir una importante victoria en la lucha contra el síndrome respiratorio agudo grave (conocido como SARS por las siglas en inglés). Tras esta experiencia, China tomó medidas integrales para mejorar los servicios de salud pública y los trabajos de prevención y control de enfermedades graves. Ha mejorado continuamente el sistema de prevención y control de enfermedades graves, se han completado progresivamente los mecanismos de respuesta a emergencias sanitarias públicas, se ha acelerado el desarrollo de los servicios médico-sanitarios en las comunidades rurales y urbanas, y el nuevo tipo de asistencia médica cooperativa rural y los seguros de asistencia médica básica para la población urbana han obtenido grandes avances. En 2009, China inició una nueva ronda de reforma del sistema de los servicios médicos, farmacéuticos y sanitarios. El documento "Opiniones sobre la profundización de la reforma del sistema de los servicios médicos, farmacéuticos y sanitarios" estableció la concepción del sistema médico-sanitario básico como un producto público que debe ser accesible para todo el pueblo, definió claramente su naturaleza carente de ánimo de lucro y formuló los "cuatro sistemas", conformados por la sanidad pública, los servicios médicos, la garantía médica y el suministro de medicamentos, y los "ocho soportes", que incluyen la administración, la operación, la inversión, los precios, la supervisión, la tecnología y el personal cualificado, la información y el desarrollo basado en la ley, con el objetivo de formar dicho sistema y promover un desarrollo integral, equilibrado y sostenible de los servicios sanitarios. A continuación, el Estado publicó dos documentos: el "Plan de implementación prioritaria a corto plazo sobre la reforma del sistema de los servicios médicos, farmacéuticos y sanitarios (2009-2011)" y el "Programa de profundización e implementación de la reforma del sistema de los servicios médicos, farmacéuticos y sanitarios durante el periodo del XII Plan Quinquenal". A través de ellos se fijaron los objetivos de la reforma, que eran acelerar la construcción del sistema de garantía de asistencia médica fundamental, mejorar el sistema de servicios médicos y sanitarios en los niveles de base y promover un acceso igualitario a los servicios sanitarios públicos básicos. Desde 2012, China ha impulsado la reforma del sistema de los servicios médicos, farmacéuticos y sanitarios, acelerado la reforma integral de hospitales públicos, puesto en práctica la reforma de los precios de los medicamentos, la implementación general del sistema del seguro de enfermedades graves urbano y rural, la construcción activa de un sistema de diagnóstico y tratamiento a varios niveles y la mejora de las políticas de producción, distribución y consumo farmacéutico. El 29 de octubre de 2015, el comunicado de la V Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del Partido hizo referencia formalmente por primera vez a la "construcción de una China sana". En agosto de 2016, la Conferencia Nacional de Sanidad y Salud estableció "la necesidad de seguir una política correcta para promover los servicios de salud, centrarse en los niveles de base, esforzarse en la reforma y la innovación en el sector médico, dar prioridad a la prevención, situar al mismo nivel la medicina tradicional china y la occidental, incorporar la promoción de la salud a todas las políticas e implicar a todo el pueblo en la promoción de la salud y que, así, todos se beneficien". En octubre de 2016, China dio a conocer el proyecto "China saludable 2030", un documento de guía para el impulso y la elevación del nivel de salud del pueblo. El desarrollo del ámbito de los servicios sanitarios ha permitido crear bienestar y ha aportado salud al pueblo chino. La esperanza de vida de los chinos se ha elevado de 67,9 años en 1981 a 76,5 en 2016, y la tasa de mortalidad de las embarazadas y parturientas se ha reducido de 88,9 por cada 100.000 casos en 1990 a 19,9 por cada 100.000 casos en 2016, mientras que la de los recién nacidos ha pasado de 34,7 por 1.000 en 1981 a 7,5 por 1.000 en 2016. Los principales indicadores sanitarios de los chinos son generalmente mejores que el nivel medio de los países con ingresos medios y altos, de forma que se han cumplido antes de tiempo los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU. Además, China ha configurado un sistema institucional de salud regido por la Constitución, basado en las leyes y reglamentos civiles, en las leyes y reglamentos administrativos sobre la sanidad y en los reglamentos locales, y guiado por los programas y planes del sector de la salud. El sistema ha demostrado ser efectivo en el mantenimiento de una relación sana entre el personal médico y los pacientes y en la resolución de forma justa de las disputas médicas, con lo que ha permitido hacer realidad el derecho a la salud del pueblo.
Los resultados de la profundización en la reforma de la asistencia médica son cada vez más evidentes. En un plazo de tiempo bastante corto se ha creado la mayor red de seguro médico universal del mundo, se ha establecido el sistema del seguro de enfermedades graves y el de emergencias médicas y se ha mejorado el sistema de asistencia médica, lo que ha ofrecido garantías institucionales de que los pacientes tienen acceso a la atención médica en caso de enfermedad. Las enfermedades contagiosas graves se han controlado de forma más efectiva, se ha mantenido la propagación del sida en un nivel bajo, se ha conseguido cumplir con antelación el índice de control de la tuberculosis establecido en los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU, la epidemia de la esquistosomiasis ha caído a su nivel históricamente más bajo, y en el año 2000 se logró el objetivo de erradicar la poliomielitis del país. China creó en 2015 el mayor sistema global de información directa por Internet de brotes de enfermedades contagiosas definidas legalmente y emergencias de salud pública y se redujo el tiempo medio de notificación de cinco días a cuatro horas. El establecimiento del sistema de servicios médicos y sanitarios ha registrado importantes avances. Se ha establecido fundamentalmente la red básica de servicios médicos y sanitarios urbanos y rurales, que cuenta con 980.000 centros médicos de diversos niveles y tipos, un personal de 11 millones de profesionales y más de 7 millones de camas hospitalarias. Se ha acelerado la formación de profesionales y se está estableciendo progresivamente un sistema de formación estandarizada de médicos residentes, mientras que numerosos profesionales destacados como Tu Youyou, ganadora del Premio Nobel de Medicina o Fisiología, han hecho grandes aportaciones a la sociedad. Dado que han aumentado los recursos sociales que fluyen hacia el sector de la sanidad, el porcentaje de hospitales privados ya supone más del 56% del total, lo que ha contribuido a conformar de forma preliminar una mayor pluralidad del sector hospitalario. La capacidad de respuesta ante emergencias médicas se ha situado en una posición líder a nivel internacional, resistió la dura prueba de la prevención y control del ébola y logró la doble victoria de alcanzar un control estricto e introducción cero en el país a la vez que envió equipos médicos a misiones de ayuda en África. Tras muchos años de esfuerzos, los servicios de sanidad de China han subido un nuevo peldaño. No solo ha mejorado notablemente el nivel de salud del pueblo, sino que también se ha conformado un modelo adecuado a las condiciones nacionales que garantiza el derecho del pueblo a la salud. Presenta las siguientes características: - Promueve la salud y la sitúa en una posición estratégica de desarrollo prioritario. Partiendo de la realidad del país, el Gobierno integra el concepto de protección y fomento de la salud en el proceso de elaboración y aplicación de las políticas, leyes y reglamentos y se esfuerza por conseguir un desarrollo favorable y coordinado entre estilos de vida sanos, las condiciones laborales, el entorno natural, la economía y la sociedad. - Se centra en la prevención. El enfoque sobre el cuidado de la salud ha pasado de centrarse en el tratamiento de las enfermedades a mejorar la salud del pueblo. Se pone el mismo énfasis en la prevención que en el tratamiento y se da la misma importancia a la salud física y psíquica. La medicina tradicional china y la occidental se han hecho complementarias y se presta más atención a la prevención y el control de las enfermedades crónicas, endémicas y profesionales. Para reducir la incidencia de enfermedades, el sector médico chino se esfuerza por aprender sobre los patrones de desarrollo de los asuntos relacionados con la salud y pone el énfasis en el diagnóstico, tratamiento y rehabilitación tempranos. - Servicios sin ánimo de lucro. Se mantendrá el carácter de beneficio social de los servicios médicos y sanitarios básicos. Se ofrecen a todo el pueblo como un producto público. Los hospitales públicos son el pilar de los servicios de asistencia médica y debe avanzarse para garantizar el acceso de todos los ciudadanos a los servicios públicos de salud. - Igualdad y beneficios para todos. El Estado seguirá ofreciendo una cobertura plena de servicios médicos y sanitarios de alcance general. Centrándose en las zonas rurales y los niveles de base, las brechas en el nivel de salud entre la ciudad y el campo, entre regiones y entre los diferentes grupos sociales se irán reduciendo gradualmente, de forma que estará asegurada la equidad en el acceso a los servicios sanitarios públicos básicos. - Construir conjuntamente y compartir los beneficios. El Gobierno persistirá en la integración de su orientación y el fomento de la implicación de la sociedad y el ciudadano, y promoverá la participación, el esfuerzo y el disfrute por parte de todos. El Gobierno gestionará correctamente su relación con el mercado, en la que el primero emprende las acciones necesarias en el sector de los servicios médicos y sanitarios básicos y el segundo desempeña un rol complementario en los servicios no básicos. II. Mejora constante del entorno y las condiciones de salud China fomenta de forma activa un estilo de vida saludable. El país despliega actividades de fortalecimiento de la salud de todo el pueblo, impulsa la educación en materia de salud de los ciudadanos, garantiza la seguridad alimentaria y del agua potable y mejora el ambiente de producción, de vida, ecológico y social, con el objetivo de establecer unas buenas condiciones para proteger el derecho de los ciudadanos a la salud. Impulsar de forma integral un estilo de vida saludable. En 2007, China puso en marcha acciones para fomentar un estilo de vida saludable entre todo el pueblo, con el objetivo de impulsar hábitos alimenticios sanos y la práctica moderada de deporte, difundir los conceptos de un estilo de vida saludable, crear un entorno favorable para el fomento de la salud y mejorar la concienciación y el comportamiento saludable del pueblo. Hasta el cierre de 2016, el 81,87% de los distritos del país habían implementado esta acción. China publicó una guía alimentaria del pueblo chino en 2016 con el fin de dar orientación científica y razonable sobre alimentación a la población general, niños, ancianos y otros colectivos específicos para conseguir una alimentación y nutrición equilibradas del pueblo. El Gobierno ha intensificado la supervisión del estado de nutrición y de salud de los ciudadanos y el seguimiento y publicación de información sobre enfermedades crónicas y nutrición. Ha puesto en marcha una iniciativa para transmitir a los habitantes conocimientos saludables sobre la prevención y el control de la hipertensión a través de la reducción del consumo de sal en la alimentación. Ha puesto en práctica medidas para mejorar la nutrición de los grupos prioritarios y ha ejecutado el plan de mejora de la nutrición de los alumnos de la educación obligatoria en las zonas rurales y el proyecto para la mejora de la nutrición de los niños de las zonas pobres. El Gobierno sigue reforzando el control sobre el consumo de tabaco e implementando el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco. En 2014 Shenzhen inició la aplicación del "Reglamento de control del tabaco en la Zona Económica Especial de Shenzhen"; en 2015 Beijing implementó el "Reglamento de control del tabaco de Beijing"; y en 2016 se aprobó la modificación del "Reglamento de control del tabaco en lugares públicos de la Municipalidad de Shanghai", con el que se prohibió totalmente fumar en el interior de espacios públicos. Hasta el fin de 2016, 18 ciudades del país habían elaborado reglamentos y disposiciones locales sobre ambientes libres de humo, en los que queda incluida una décima parte de la población total.
Promover con ahínco el fortalecimiento de la salud y la práctica de deporte de todo el pueblo. El fomento del fortalecimiento de la salud y la práctica de deporte se ha elevado a estrategia de nivel nacional y ha sido incluido en el plan de desarrollo económico y social, en los presupuestos y en el informe anual sobre la labor de los gobiernos a todos los niveles. Se ha configurado un marco de desarrollo para fortalecer la salud de todo el pueblo a través del ejercicio físico y el deporte "orientado por el Gobierno, coordinado por los departamentos y con la participación de toda la sociedad". Desde la promulgación y ejecución del "Reglamento sobre el fortalecimiento de la salud de todo el pueblo" en 2009, 16 provincias y 10 ciudades grandes han elaborado reglamentos locales al respecto y 31 provincias (regiones autónomas y municipalidades) han establecido planes de acción para el fortalecimiento de la salud a nivel provincial. Desde 2009, China ha fijado el 8 de agosto como Día Nacional del Fortalecimiento de la Salud. De 2011 a 2014, se crearon en todo el país 3.405 gimnasios, 9.447 campos deportivos multifuncionales, 2.366 parques deportivos, 24.879 plazas públicas para el fortalecimiento de la salud y 878 campos al aire libre, y se instalaron 1,69 millones de equipos para la práctica del ejercicio físico. En las ciudades (prefecturas), distritos, barrios (poblados) y comunidades (aldeas administrativas) se ha generalizado la construcción de campos de deporte con instalaciones para el ejercicio físico. Hasta finales de 2015, el porcentaje de población que practicaba habitualmente actividades deportivas era del 33,9%, la superficie de zonas deportivas por habitante llegó a 1,57 metros cuadrados, un 72% de las localidades a nivel de distrito y superior establecieron asociaciones deportivas generales, se habían creado 7.147 clubes deportivos para jóvenes y adolescentes de diversos niveles y el país contaba con tres gimnasios de media por cada diez mil personas, conformándose básicamente en una red para el fortalecimiento de la salud de toda la población. Impulsar de manera continua la educación sobre la salud de toda la población. A través de periódicos, revistas, televisión, radio, Internet y los nuevos medios de comunicación se lleva a cabo la difusión, educación y consulta pública de temas relacionados con la salud con el objetivo de orientar a la población para que siga un estilo de vida saludable y de forma disciplinada. El país celebra cada año la "Semana Nacional del Medio Ambiente y la Salud". Se han publicado los manuales Educación ciudadana respecto al ambiente y la salud (en etapa experimental) y Normas de conducta ciudadana "respirar juntos, luchar juntos". Se realiza la divulgación y formación en materia de salud a través de la educación de los servicios básicos de salud pública, programas como la "Acción de promoción de la educación sobre la salud" , "Viaje a la China saludable" y "Viaje a China para Conocer la Medicina Tradicional", junto a actividades como los días de difusión de importantes temas de salud e higiene, entre otros. Todo ello ha permitido elevar el nivel de la formación en salud de los ciudadanos urbanos y rurales de un 6,48% en 2008 a un 10,25% en 2015. Desarrollar con fuerza la gestión medioambiental. Se ha reforzado la prevención y el control conjunto entre las regiones. Se han establecido redes interconectadas de estaciones de vigilancia de calidad del aire a nivel distrital en la región Beijing-Tianjin-Hebei, la región del delta del río Yangtsé y la región del delta del río de la Perla, y se ha establecido de forma integral una red de monitorización de partículas y análisis fotoquímico del aire en la región Beijing-Tianjin-Hebei y zonas colindantes. De 2011 a 2015, la demanda química de oxígeno y las emisiones de nitrógeno de amoníaco, dióxido de azufre y óxido de nitrógeno decrecieron un 12,9%, 13%, 18% y 18,6%, respectivamente; en 2016, la densidad media de partículas finas (PM2.5) del aire en 338 ciudades de nivel de prefectura o superior se rebajó un 6% interanual, mientras el número de los días con una calidad del aire excelente y buena aumentó en 2,1 puntos porcentuales. En 2013, se publicó y entró en ejecución el "Plan de acción para la prevención y el tratamiento de la contaminación atmosférica". Entre 2014 y 2016, se eliminaron 16 millones de vehículos que no cumplen con el estándar de emisiones y automóviles viejos y usados. Las centrales termoeléctricas de carbón lograron la desulfuración y la desnitración. Se ha acelerado el impulso de las emisiones ultrabajas. Hasta marzo de 2017, se ha completado la transformación de las centrales termoeléctricas de carbón equivalentes a 500 millones de kilovatios para adaptarlas al estándar de emisiones ultrabajas. Se ha puesto en marcha el "Plan de acción para el control de la contaminación del suelo" y se ha iniciado una investigación exhaustiva de la situación actual. Se han publicado los Métodos para la gestión ambiental de suelos contaminados (en etapa experimental) y se han establecido fondos especiales para la prevención y tratamiento de suelos contaminados, asignando en 2016 y 2017 un total de 15.000 millones de yuanes. Se ha establecido de forma inicial una red nacional medioambiental del suelo conformada por 22.000 puntos de base y 15.000 puntos de vigilancia de riesgos. Se ha impulsado de forma integral la ejecución del "Plan de acción para la prevención y control de contaminación de agua". Se ha fortalecido la gestión integral del medio ambiente de las cuencas hidrográficas. Se han puesto en marcha los trabajos para la protección de la Franja Económica del río Yangtsé, investigando las aguas negras y malolientes urbanas. En 2016, la proporción de aguas de clase I-III de la sección de monitorización nacional de aguas superficiales del país alcanzó el 67,8%, mientras que la de aguas de clase V, el peor nivel, se redujo hasta el 8,6%. Progresar en la gestión integral de la salubridad medioambiental en las zonas urbanas y rurales. La Iniciativa de Ciudades y Poblados Saludables de China continúa para el fomento de la salubridad con el objetivo de mejorar significativamente el hábitat urbano y rural. Según una investigación de 2012, desde su puesta en marcha, el porcentaje de mercados y ferias de alimentos estandarizados se elevó del 35,2% al 60,6%; la tasa de satisfacción de los ciudadanos con el ambiente de la ciudad creció del 30% al 98%, y la satisfacción con respecto a los resultados de la iniciativa alcanzó el 98%. Hasta finales de 2015, la tasa de tratamiento de las aguas residuales fue del 92% y el porcentaje de tratamiento inocuo de las basuras domésticas de los barrios construidos en las ciudades alcanzó el 94,1%. El tratamiento integral del medio ambiente de 78.000 aldeas ha beneficiado directamente a 140 millones de habitantes rurales, y 61.000 de granjas (áreas de cría) de gran escala construyeron instalaciones de eliminación y reutilización de desechos. Hasta finales de 2016, la tasa de tratamiento de basuras domésticas de las zonas rurales fue de cerca del 60% y el porcentaje de tratamiento de aguas residuales de las aldeas administrativas fue del 22%. La tasa de generalización de las letrinas sanitarias rurales aumentó de un 71,7% en 2012 al 80,4% en 2016, llegando a más del 90% en algunas provincias del este del país.
Resolver de manera básica el problema de la seguridad del agua potable en las zonas rurales. Entre 2006 y 2010, se invirtió un total de 105.300 millones de yuanes en la construcción de proyectos para agua potable segura en las zonas rurales, beneficiando a 212 millones de habitantes de esas zonas de 190.000 aldeas administrativas. De 2011 a 2015, el Gobierno invirtió 121.500 millones de yuanes en proyectos para acceso a agua potable segura en las zonas rurales, a los cuales se sumaron más de 60.000 millones de yuanes en fondos complementarios locales. Hasta finales de 2016, el seguimiento del agua potable segura fue superior al 85% de las aldeas, y más del 82% de los residentes rurales disfrutó de un suministro centralizado de agua. El Estado destinó fondos para zonas con dificultades particulares, y elevó los estándares del subsidio, asignando 495 millones de yuanes para solucionar el problema de acceso al agua potable segura de más de 1.400 monasterios, 32.300 monjes y monjas y 60.000 habitantes que necesitaban el suministro temporal de agua en la región autónoma del Tíbet. Seguir reforzando la gestión de la salud laboral. En 2011, China modificó la Ley de Prevención y Tratamiento de Enfermedades Laborales de la República Popular China. Esta modificación permitió lanzar campañas para controlar y reducir los riesgos asociados con el polvo y las sustancias tóxicas durante los procesos de producción en sectores particulares, como el procesamiento de arena de cuarzo, la explotación y fabricación de productos de asbesto, la explotación de minas de oro, la producción de cemento y cerámica y la fabricación de materiales refractarios. Se ha instado a las empresas a aumentar la inversión, mejorar la tecnología, perfeccionar las instalaciones de protección y reforzar la protección individual, lo que ha permitido mejorar las condiciones y el ambiente del lugar de trabajo. Hasta finales de 2016, el Estado sancionó según la ley a las empresas que se negaron a adoptar las medidas necesarias o que las que lo hacían de forma inapropiada, exigiendo la suspensión de la producción y la realización de modificaciones a 1.524 empresas, proponiendo el cierre de 1.576 y clausurando 426 empresas ilegales.Se ha intensificado la supervisión e inspección de la higiene laboral de las empresas. De 2013 a 2016, el número de empresas de inspección del país aumentó de 229.000 a 395.000, lo que supone un aumento del 72,5%. Aplicar más estrictamente la supervisión y el control de la seguridad alimentaria. En 2015, China revisó la Ley de Seguridad Alimentaria de la República Popular China. En 2016, las instituciones de supervisión de todos los niveles investigaron los procesos de producción de comida de 521.000 empresas y realizaron inspecciones a 15.000 empresas de aditivos alimentarios y a 72.000 pequeños talleres de procesamiento alimentario. Las autoridades competentes de los diversos niveles inspeccionaron 12.093.000 negocios de venta de alimentos y examinaron 8.869.000 servicios de restauración. En 2016, las autoridades llevaron a cabo inspecciones aleatorias en 257.000 muestras de comida, de las cuales el 96,8% cumplieron los estándares requeridos, y resolvieron adecuadamente varias emergencias de seguridad alimentaria, como el caso de la leche en polvo para bebés y niños adulterada). III. Elevación progresiva de la capacidad de los servicios sanitarios públicos El gobierno chino prioriza la prevención mientras integra la prevención con el tratamiento, y hace grandes esfuerzos para asegurar el acceso igualitario de la ciudadanía a los servicios sanitarios públicos. Ha dedicado grandes esfuerzos a prevenir y controlar las enfermedades contagiosas, crónicas y endémicas, fortaleciendo la capacidad de respuesta rápida ante emergencias sanitarias públicas, y desarrollando un sistema de servicios sanitarios básico públicos que sea cada vez más igualitario y universal. Seguir elevando la tasa de cobertura de los servicios sanitarios públicos básicos. Los servicios gratuitos de vacunación para niños han sido ampliados a los adultos. Hasta finales de 2015, tomando los poblados como unidad, la tasa de vacunación se mantuvo de forma general por encima del 90%. Gracias a numerosos planes de inmunización, el número de casos y muertes por enfermedades contagiosas evitables por vacunación se redujo a su nivel más bajo de la historia. De 2010 a 2017, el subsidio a los servicios sanitarios públicos se incrementó de 15 a 50 yuanes por persona. Asimismo, el número de proyectos de servicios aumentó de los 41 de nueve tipos iniciales hasta los actuales 47 de 12 tipos. Los 12 tipos de servicios establecidos cubren de forma básica todo el proceso vital de las personas, y son: registro de salud de ciudadanos, educación sanitaria, vacunación, atención sanitaria infantil, atención sanitaria a mujeres embarazadas, atención sanitaria a personas mayores, atención sanitaria a enfermos crónicos, atención sanitaria a discapacitados mentales graves, atención sanitaria a enfermos de tuberculosis, atención sanitaria de medicina tradicional china, aviso y gestión de brotes de enfermedades contagiosas y emergencias sanitarias, y supervisión y coordinación del plan de salud y planificación familiar. Hasta finales de 2016, la tasa de registro sanitario electrónico de los ciudadanos alcanzó el 76,9% en todo el país. Además, el número de pacientes que recibió atención sanitaria sobre hipertensión y diabetes fue 90,23 millones y 27,81 millones, respectivamente, y la tasa de atención sanitaria a mujeres embarazadas y niños menores de tres años fue del 91,6% y el 91,1%, respectivamente.
Seguir aumentando el número de beneficiarios de los servicios sanitarios públicos. En 2012, China consiguió el objetivo de erradicar completamente la incidencia del tétanos en los recién nacidos. En 2014, gracias a la vacunación de los recién nacidos contra la hepatitis B, el porcentaje de niños menores de cinco años portadores de antígenos de superficie de hepatitis B se redujo de un 9,67% en 1992 hasta un 0,32%. De esta forma, China consiguió cumplir con antelación el objetivo de la OMS de reducir la prevalencia de la enfermedad en niños menores de cinco años por debajo del 1% en 2017. Sigue mejorando el nivel del acceso a los servicios sanitarios públicos básicos de la población flotante; las medidas de prevención y control de enfermedades contagiosas se llevan a cabo de forma generalizada y se realiza la vacunación de más del 90% de los niños de ese grupo de población flotante. Se han establecido y puesto en marcha planes especiales de servicios sanitarios públicos sobre enfermedades graves, importantes factores de riesgo y problemas de salud de los principales grupos sociales destinados a la revacunación contra la hepatitis B de jóvenes menores de 15 años, la mejora de la nutrición de los niños en las zonas pobres, la facilitación del parto hospitalario a las mujeres embarazadas que viven en el campo, la detección del cáncer cervical y cáncer de mama entre las mujeres campesinas y la construcción de aseos sanitarios saludables en el campo, entre otras acciones, que han beneficiado en total a cerca de 200 millones de personas. En 2009, China puso en marcha el "Proyecto recuperar la visión de un millón de pacientes pobres con cataratas", que permitió operar de forma gratuita hasta finales de 2013 a más de 1,75 millones de personas. Seguir mejorando el nivel de control de las epidemias de enfermedades contagiosas. China ha construido el mayor sistema de información directa en línea para epidemias de enfermedades contagiosas definidas legalmente y emergencias sanitarias públicas del mundo. La tasa de incidencia registrada de brotes de enfermedades contagiosas se ha reducido en una media del 19,4%. Se ha reforzado aún más la capacidad de detección y alerta temprana de enfermedades contagiosas. El sistema de información de este tipo de enfermedades abarca un total de cerca de 71.000 instituciones médicas, cuenta con más de 160.000 usuarios y realiza al año cerca de nueve millones de informes. En 2016, la tasa de incidencia de la enfermedad y muertes debidas a enfermedades contagiosas de tipo A y B se mantuvo controlada por debajo de 215,7 casos por cada 100.000 personas y 1,31 fallecimientos por cada 100.000 personas, respectivamente. China ha construido una red de laboratorios de detección pertenecientes a instituciones de control de enfermedades a escala nacional, provincial, municipal y distrital, y los laboratorios de gripe, polio, sarampión, encefalitis epidémica tipo B, entre otros, del Centro Nacional de Control de Enfermedades se han convertido en laboratorios de referencia para la OMS. La situación de brotes epidémicos en el país es en general estable y no se han producido epidemias importantes de enfermedades contagiosas. La transmisión del SIDA está controlada en un nivel bajo y la tendencia a subir con rapidez en regiones clave ha sido contenida de forma básica. Los trabajos de prevención y tratamiento de la tuberculosis han dado resultados notables, y la tasa de curación se mantiene por encima del 90%. En 2016, el número de casos sobre tuberculosis respecto a 2011 se redujo un 12,6% y el número de muertes se rebajó hasta 2,3 por cada 100.000 habitantes aproximadamente, alcanzando el nivel de los países desarrollados. En todo el país se dieron 3.189 casos de malaria, de los que solo tres eran fruto de un contagio local, reduciéndose notablemente respecto a los 4.262 de 2010 y, al mismo tiempo, más del 80% de los distritos donde se producían brotes de malaria, erradicaron prácticamente la enfermedad. Además, siguen consolidándose los resultados de las medidas de prevención y tratamiento de las principales enfermedades parasitarias. Hasta finales de 2016, 453 distritos afectados consiguieron controlar la extensión de la transmisión de la esquistosomiasis. Aumentar notablemente los resultados de prevención y control de enfermedades crónicas. China ha establecido una red de monitorización de enfermedades crónicas y detección de sus factores de riesgo. La atención sanitaria a los mayores y enfermos de hipertensión y diabetes está incluida en los servicios sanitarios públicos básicos y se ofrecen de forma gratuita. Además, se implementan programas sobre infarto cerebral, detección de alto riesgo de enfermedades cardiovasculares, intervención integral de enfermedades bucales, detección y tratamiento tempranos de cáncer, entre otras. Hasta finales de 2016, el plan de detección e intervención de pacientes con alto riesgo de infarto cerebral exploró a más de 6,1 millones de personas, descubrió a 820.000 en alto riesgo y llevó a cabo el seguimiento e intervención a 952.000; el plan de detección temprana e intervención integral de pacientes con alto riesgo de enfermedades cardiovasculares atendió a 3.389.000 personas, detectó 776.000 en alto riesgo y llevó a cabo el seguimiento a 524.000; el plan de intervención integral de niños con enfermedades bucales realizó exámenes gratuitos a 100 millones de niños, trató gratuitamente 5.168.000 casos de caries y 2.229.000 de barniz de fluoruro; el plan para el diagnóstico y tratamiento precoz del cáncer llevó a cabo la detección de 2.140.000 pacientes con riesgo alto y encontró 55.000 casos, alcanzando una tasa de detección temprana del 80%. Controlar eficazmente la propagación de enfermedades endémicas. Hasta finales de 2015, en el 90,8% de los distritos de regiones cuyas fuentes de agua tienen un alto contenido de yodo, la tasa de consumo de sal alimentaria no yodada era superior al 90%. Asimismo, el 94,2% de los distritos había erradicado las enfermedades por falta de yodo, lo que sitúa a China en una posición líder entre los 128 países y regiones del mundo que aplican medidas de yodado de la sal alimentaria. El 95,4% de las aldeas en las áreas afectadas por la enfermedad de Kashin-Beck ha erradicado la enfermedad y el 94,2% de los distritos en regiones afectadas por la enfermedad de Keshan han controlado la enfermedad. En todos los distritos afectados por la fluorosis debido a la combustión de carbón, la tasa de sustitución de estufas y cocinas alcanzó el 98,4%; el 93,6% de la población rural de las áreas afectadas por la fluorosis debido al agua potable ya tiene acceso al agua potable cuyos niveles de flúor se han reducido. Todas las regiones afectadas por envenenamiento con arsénico por la contaminación debida a la combustión de carbón han sustituido completamente las estufas y cocinas; asimismo, todas las regiones afectadas por envenenamiento con arsénico por la contaminación de agua ya tienen acceso al agua potable segura.
Mejorar continuamente los servicios de salud mental. Se publicó la Ley de Salud Mental de la República Popular China, incorporando los trabajos relacionados al marco legal. Hasta finales de 2015, China tenía 2.936 instituciones de salud mental en todo el país con 433.000 camas, lo que supone un aumento del 77,9% y el 89,9%, respectivamente,en relación a 2010, y con 27.700 especialistas (y ayudantes) en psiquiatría, un 20,2% más que los 23.100 de 2012. Los trastornos mentales graves han sido incluidos en el ámbito de garantía del nuevo tipo de asistencia médica cooperativa rural y del seguro de enfermedades graves para los residentes urbanos, se está implementando el plan de gestión y tratamiento de enfermedades mentales graves a nivel local subvencionado por el Gobierno Central y parte de las regiones del país han establecido medidas especiales de tratamiento y ayuda para aliviar la carga económica de este colectivo de enfermos. Se ha reforzado el registro de pacientes con enfermedades mentales graves y la gestión de las medidas especiales de tratamiento y ayuda. De 2012 a 2016, el número de casos de enfermedades mentales graves registrados en todo el país se incrementó de 3.080.000 a 5.400.000, y la tasa de atención a enfermos se elevó del 59,1% hasta el 88,7%. Se ha reforzado la intervención en relación con trastornos mentales comunes y problemas de comportamiento psicológico, como la depresión y el trastorno de ansiedad, se ha incrementado el nivel de detección temprana e intervención oportuna de los problemas psicológicos de los colectivos clave, se ha elevado la capacidad y el nivel de la intervención ante crisis psicológicas repentinas y se están promoviendo de forma generalizada los servicios de rehabilitación de trastornos psicológicos a nivel de comunidad. Fortalecer de manera integral la capacidad de respuesta urgente a emergencias sanitarias públicas. Se ha establecido de forma básica el régimen legal de respuesta urgente y los sistemas de respuesta urgente están siendo continuamente mejorados. Se han creado en todo el país 36 equipos de tratamiento de emergencias sanitarias de nivel nacional divididos en cuatro categorías, y cerca de 20.000 equipos locales con más de 200.000 integrantes. En 2014, la tasa de cumplimento de la capacidad de respuesta a emergencias sanitarias públicas se elevó hasta el 91,5%, superando ampliamente el nivel medio mundial de 70%. En los últimos años, China ha acelerado la construcción del sistema de respuesta sanitaria urgente. Gracias a este sistema, se ha hecho frente de forma efectiva a diversos casos de brotes agudos de enfermedades contagiosas, como la gripe aviar H7N9, la fiebre hemorrágica del Ébola, el síndrome respiratorio de Oriente Medio y el virus del Zika, y se ha ofrecido ayuda médica de urgencia e implementado medidas de prevención de epidemias en grandes catástrofes naturales y accidentes, como el terremoto de Wenchuan, en la provincia de Sichuan, o la gran explosión del puerto de Tianjin. IV. Elevar en gran medida la calidad de los servicios médicos y sanitarios China se esfuerza por mejorar la accesibilidad y facilitación de los recursos médicos y sanitarios, promover de forma coordinada el aumento de la calidad y eficacia de los servicios médicos, establecer de forma acelerada un sistema integrado de servicios médicos y de salud de alta calidad y eficacia, optimizar continuamente el sistema de suministro de medicamentos y mejorar notablemente la experiencia de acceso a los servicios médicos de los ciudadanos. Seguir aumentando los factores de los recursos del sistema de servicios médicos y sanitarios. De 2011 a 2015, el país invirtió 42.000 millones de yuanes para apoyar la construcción de más de 1.500 hospitales de nivel de distrito, 18.000 centros de salud a nivel de poblado, y más de 100.000 centros de atención sanitaria a nivel de aldea y comunidad. Hasta finales de 2016, China contaba con 983.394 instituciones médico-sanitarias, de las cuales 29.140 eran hospitales (12.708 estatales y 16.432 privados), 36.795 centros de salud a nivel de poblado, 34.327 centros (estaciones) de asistencia sanitaria a nivel comunitario, 3.481 centros de prevención y control de enfermedades, 2.986 oficinas (centros) de supervisión sanitaria, y 638.763 centros de atención sanitaria a nivel de aldea. Además, para la misma fecha, el país contaba con 125.000 equipos médicos de más de un millón de yuanes cada uno. En 2016, el número de camas en instituciones de salud se incrementó en 395.000 frente a un año antes, alcanzando una media de 5,37 camas por cada 1.000 personas, y el de camas hospitalarias en 358.000. Además, hubo en el país 266 hospitales de medicina tradicional de las minorías étnicas, con un total de 26.484 camas, donde se ofrecieron 9.687.000 diagnósticos y tratamientos anuales, y el número de los pacientes que recibieron el alta llegó a 588.000. Personal médico-sanitario optimizado. China posee el sistema de formación y enseñanza de medicina más grande del mundo. Hasta finales de 2016, el país contaba con 922 centros de enseñanza superior de medicina, 1.564 centros de enseñanza secundaria con formación en medicina, 238 instituciones con formación médica en nivel de máster y 92 en nivel de doctorado. En total había 3.950.000 estudiantes, de los que 1.140.000 cursaban estudios de especialidades clínicas y 1.800.000 de especialidades de enfermería. El país cuenta con 14 instituciones educativas que ofrecen formación de investigación en las especialidades de medicina tradicional china y medicina de las minorías étnicas, con un total de 170.000 alumnos. Escuelas de medicina tradicional china de las provincias de Yunnan, Guangxi y Guizhou han empezado a ofrecer especialidades en nivel universitario en medicina tradicional de las etnias dai, zhuang y miao. Una parte de los centros de enseñanza de medicina de las minorías étnicas se han asociado con universidades de medicina tradicional china para formar especialistas en medicina de las minorías étnicas. Hasta finales de 2016, China contaba con un total de 11.173.000 especialistas sanitarios y 8.454.000 técnicos sanitarios, con una proporción de 2,31 profesionales por cada 1.000 habitantes. El 81,2% de los médicos en ejercicio (incluyendo médicos asistentes) habían recibido formación universitaria o superior, y el número de profesionales de alto nivel se incrementa año tras año. Además, la relación de profesionales de enfermería era de 2,54 por cada 1.000 habitantes, y se alcanzó una proporción médicos-enfermeros de 1:1,1. Seguir aumentando la implicación de las fuerzas sociales en el ámbito médico. China apoya de forma preferente la creación de instituciones médicas sin ánimo de lucro por parte de las fuerzas sociales, e impulsa la igualdad de trato a los hospitales privados sin ánimo de lucro y a los hospitales públicos. El país anima a que los médicos jubilados o los médicos en activo después de su jornada laboral ofrezcan sus servicios en instituciones médico-sanitarias de base o que abran consultorios privados. Hospitales de administración privada representan más del 57% de todos los hospitales del país. El número de camas en instituciones médico-sanitarias privadas ha aumentado un 81% desde 2011, y el número de consultas externas en instituciones privadas ya supone el 22% del total nacional. Hasta la fecha, de los médicos registrados que podían trabajar en más de un centro sanitario, más del 70% trabajaba en una institución médica privada.
Seguir mejorando las condiciones médicas en los niveles de base y el campo. China impulsa la mejora del sistema médico-sanitario, la configuración de las instituciones de servicios sanitarios y la asignación de personal sanitario en los niveles de base y el campo. Para ello es necesario situar los hospitales de nivel de distrito como núcleo de los centros médico-sanitarios del área del distrito y de la red de servicios médico-sanitarios de tres niveles del campo, y conseguir que cada distrito (ciudad) tenga entre uno y dos hospitales principales (incluido hospitales de medicina tradicional de China), conseguir básicamente que cada poblado tenga un centro de salud, que cada aldea constituida posea una sala de atención sanitaria y que haya un médico por cada 1.000 campesinos. Conseguir una oferta de servicios médico-sanitarios más jerarquizada. China ha establecido un mecanismo de prevención y control de enfermedades graves en tres niveles integrados, conformado por instituciones sanitarias públicas profesionales, hospitales generales y especializados, e instituciones médico-sanitarias de nivel de base. Además, el país está reforzando los mecanismos de compartición de la información e interconexión e impulsando el desarrollo integrado de prevención, tratamiento y seguimiento de enfermedades crónicas, con el objetivo de conseguir una atención médica que combine la prevención y el tratamiento. China también está estableciendo un régimen integral de diagnóstico y tratamiento por niveles; asimismo, está promoviendo la conformación de una secuencia de atención médica racional caracterizada por priorizar las consultas en las instituciones de nivel de base, promover la consulta de enfermedades leves en las instituciones de nivel de base y las graves en los hospitales, establecer la conexión entre todos los niveles y separar el tratamiento de las enfermedades urgentes de las enfermedades crónicas; y, está perfeccionando su cadena de servicios médicos de tipo "tratamiento-recuperación-cuidado a largo plazo". La tasa de solicitud de citas de consulta en hospitales de tercer nivel (los más grandes y mejores) alcanzó el 38,6%, y cerca de 400 instituciones médicas establecieron centros ambulatorios para la realización de operaciones. Se ha puesto en marcha con éxito el servicio de cita previa de médicos de familia. El grado de satisfacción de los ciudadanos con el nivel técnico y profesional y la actitud de los médicos de familia es superior al 80%, lo que demuestra la notable mejora de la experiencia de acceso a los servicios médicos de la población. Seguir elevando los niveles de la calidad y la seguridad médicas. Hemos elaborado el documento "Métodos de gestión de la calidad médica", que ha permitido establecer y perfeccionar gradualmente el sistema de gestión y control de la calidad médica; se ha publicado el índice de control de calidad y se ha llevado a cabo la informatización de la supervisión y la respuesta de los pacientes a la atención recibida. A través del mecanismo "Gestión de vías clínicas" de las instituciones médicas, China ha establecido 1.212 vías clínicas que cubren básicamente las enfermedades más comunes y frecuentes. Se ha publicado y puesto en marcha el "Plan Nacional de Acción de Contención de la Resistencia Bacteriana (2016-2020)" para hacer frente de manera integral al problema de la resistencia bacteriana. China refuerza la gestión de la prescripción y el uso de medicamentos. En 2016, la tasa de uso de antibióticos en pacientes hospitalizados fue del 37,5%, una bajada del 21,9 puntos porcentuales respecto de 2011, y en las visitas médicas la prescripción de antibióticos fue del 8,7%, un 8,5 puntos porcentuales menos que en 2011. La cobertura de los seguros de responsabilidad médica cubre más de un 90% de los hospitales de segundo nivel o superior. China presta gran atención a la seguridad y el suministro de sangre. Hasta finales de 2015, todos los bancos de sangre realizaban el test de detección de ácido nucleico, consiguiendo un nivel de seguridad de la sangre prácticamente equivalente al de los países desarrollados. Se promueve la donación de sangre y el uso clínico racional de la misma. En 2016 se realizaron en China 14 millones de donaciones de sangre, un 6,1% más que en 2015, cubriendo básicamente las necesidades clínicas de sangre. Además, la donación de órganos de personas fallecidas es hoy la principal fuente de donaciones para los trasplantes de órganos en el país. Seguir mejorando el sistema de garantía de suministro de medicamentos. Sobre la base del sistema nacional de medicamentos básicos, el sistema de garantía de suministro de medicamentos ha conseguido un rápido desarrollo. Tras la puesta en marcha del sistema, el precio de los medicamentos básicos se ha reducido alrededor del 30%, y se han puesto en venta en los centros médico-sanitarios de los niveles de base con beneficio cero, lo que ha ayudado a reducir en gran medida la carga económica de las personas enfermas. Se ha llevado a cabo la primera experiencia piloto de negociación pública de los precios de los medicamentos. A través de ella se ha reducido en más de un 50% el precio de medicamentos para enfermedades como la hepatitis B o el cáncer de pulmón de células no pequeñas, consiguiendo que su precio sea el más bajo de todo el mundo, y reduciendo el gasto de los enfermos, hasta finales de 2016, en cerca de 100 millones de yuanes. Se están mejorando las políticas de garantía de medicamentos usados en el tratamiento de enfermedades poco comunes. Se ha aumentado el suministro gratuito de medicamentos para la prevención y tratamiento del SIDA y de otros medicamentos especiales. Se está impulsando de forma decidida la innovación de medicamentos, para lo cual se ha puesto en marcha el plan especial de ciencia y tecnología "Creación de nuevos medicamentos". Entre 2011 y 2015, en todo el país se desarrollaron 323 estudios clínicos para la aprobación de medicamentos innovadores, se aprobaron y empezaron a producir 16 medicamentos innovadores, como Icotinib, se lanzaron al mercado 139 nuevos medicamentos químicos genéricos y más de 600 tipos de Principios Activos Farmacéuticos (API, por sus siglas en inglés), y más de 60 empresas de fabricación de medicamentos alcanzaron el nivel avanzado internacional, cumpliendo con el estándar GMP. Además, varios equipos médicos de gran tamaño, como los escáneres PET-CT y el 128-MSTC, y dispositivos como el marcapasos cerebral, el implante de válvulas cardíacas biológicas artificiales, el implante coclear y otros dispositivos de implante de alto nivel fueron aprobados y lanzados al mercado. China impulsa el establecimiento de una red de distribución de medicamentos moderna que abarque las áreas urbanas y rurales, con el objetivo de seguir elevando la capacidad de garantía del suministro de medicamentos en los niveles de base y las zonas remotas del país.
Apoyar aún más el desarrollo de la Medicina Tradicional China. De 2013 a 2015, China ha invertido 4.600 millones de yuanes en fondos especiales para apoyar la mejora de los servicios de Medicina Tradicional China y medicina tradicional de las minorías étnicas. En 2016, el gobierno publicó el "Esquema del plan estratégico de desarrollo de la medicina tradicional china (2016-2030)". Ese mismo año, el valor total del ingreso de las empresas grandes de medicamentos de Medicina Tradicional China fue de 865.300 millones de yuanes, ocupando casi la tercera parte del volumen total del ingreso de las empresas grandes de medicamentos en todo el país. Desde 2011, los resultados de 49 investigaciones científicas de Medicina Tradicional China han obtenido premios nacionales de ciencia y tecnología. El uso de la artemisinina para el tratamiento de la malaria y el tratamiento de la leucemia mieloide aguda fruto de investigaciones que combinan la medicina occidental y la Medicina Tradicional China, han recibido la atención de todo el mundo. V. Establecer inicialmente un sistema de garantía médica universal China promueve decididamente el establecimiento de un sistema de garantía médica universal multinivel, de amplio espectro y plena cobertura, basado en las garantías médicas básicas y complementado con todo tipo de seguros complementarios y seguros médicos comerciales, con el objetivo de establecer inicialmente garantías básicas de asistencia médica a todos los ciudadanos. Conseguir la plena cobertura de los seguros médicos básicos. China ha establecido inicialmente un sistema de garantía médica universal basado en el seguro médico laboral básico, el seguro médico básico urbano y la nueva asistencia médica cooperativa rural. Hasta finales de 2016, los seguros médicos básicos benefició a más de 1.300 millones de personas en todo el país, consolidando un grado de cobertura superior al 95% de la población. En 2016, China inició oficialmente la integración de los sistemas del seguro médico básico urbano y la nueva asistencia médica cooperativa rural. Esto ha permitido unificar el ámbito de cobertura, las políticas de financiación, el nivel de las garantías, el listado de servicios médicos, la gestión de puntos fijos y la gestión de fondos, y ha conformado de forma gradual en todo el país un sistema de garantía médica básica unificada para el ámbito urbano y rural que ha permitido disfrutar a todos los ciudadanos por igual del derecho a la asistencia médica. Seguir fortaleciendo la sostenibilidad de la capacidad de las garantías de los seguros médicos básicos. En 2016, los ingresos y gastos anuales del seguro médico laboral básico fueron de 1.027.400 millones de yuanes y 828.700 millones de yuanes, respectivamente, 421.200 millones y 341.900 millones más con respecto a 2012, suponiendo incrementos del 15,7 y el 15,6%. Igualmente, los ingresos y gastos anuales del seguro médico básico urbano fueron de 281.100 millones de yuanes y 248.000 millones de yuanes, respectivamente, 193.400 y 180.500 millones de yuanes más respecto de 2012. En 2017, el estándar de la subvención financiera al seguro médico básico urbano y rural ha seguido incrementándose, alcanzando una cifra media en todos los niveles de 450 yuanes por persona al año. Aumentar progresivamente el nivel de las garantías de los seguros médicos básicos. En 2016, el límite de pago de los fondos del seguro médico laboral básico y el seguro médico básico urbano fue de seis veces el sueldo anual promedio de los trabajadores y los ingresos anuales medios disponibles de los ciudadanos correspondientes a su ámbito local, respectivamente. Asimismo, el porcentaje de fondos destinados al pago de gastos de ingreso hospitalario dentro del ámbito estipulado por la norma fue aproximadamente del 80% y el 70%, respectivamente. En 2017, el porcentaje de cobertura de los gastos por visitas médicas e ingreso hospitalario por parte de la nueva asistencia médica cooperativa rural se situó en un 50% y un 70%, respectivamente. Asimismo, 2.535 medicamentos de medicina occidental y medicina tradicional fueron incluidos en el Listado nacional de medicamentos del seguro médico básico, seguro de accidentes laborales y seguro de maternidad 2017, 339 más que en la lista anterior (un 15% más), abarcando básicamente todos los medicamentos terapéuticos del "Listado nacional de medicamentos básicos 2012". El gobierno chino ha celebrado negociaciones del precio de una parte de los medicamentos con importante valor clínico y alto precio con exclusiva de patente incluidos en los seguros médicos. A través de estas negociaciones fueron incluidos 36 medicamentos para tumores malignos, enfermedades raras, enfermedades crónicas y otros ámbitos de tratamiento. Además, se han incorporado diversos programas de rehabilitación médica al ámbito de cobertura de los seguros médicos básicos. Impulsar ordenadamente la reforma del modelo de pago de los seguros médicos básicos. Más del 70% de las regiones del país está explorando activamente nuevos modelos de pago por tipo de enfermedad, pago por persona y pago por grupos de diagnóstico relacionados (DRG), entre otros. China ha acelerado el impulso de la red nacional de seguros médicos básicos y los procesos de liquidación de los gastos de asistencia médica entre jurisdicciones, y sigue promoviendo la asistencia sanitaria de "tarjeta única" . Para finales de agosto de 2017 se había conseguido de forma básica la liquidación directa de los gastos médicos de los asegurados en su región y la liquidación directa interjurisdiccional dentro de una misma provincia, y se había puesto en marcha con éxito la red de liquidación directa de los gastos de asistencia médica hospitalaria, consiguiendo que todas las provincias (el Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang incluido) y todas las regiones bajo la planificación unificada, entraran a formar parte del sistema nacional de liquidación interprovincial de gastos médicos de los seguros médicos básicos y, para la misma fecha, todo el país contaba con 6.616 instituciones médicas para la liquidación directa de los gastos médicos y de hospitalización interprovincial.
Seguir perfeccionando el sistema de garantía por enfermedades graves de los habitantes urbanos y rurales. China ha puesto en marcha un seguro médico por enfermedades graves para residentes urbanos y rurales con el objetivo de seguir perfeccionando y mejorando los mecanismos de cobertura médica frente a este tipo de enfermedades, centrándose principalmente en los tratamientos costosos. Hasta finales de 2015, el seguro médico por enfermedades graves para habitantes urbanos y rurales cubría a todos los beneficiarios de los seguros médicos básicos urbanos y rurales. En 2016, el seguro médico de enfermedades graves benefició a más de 1.000 millones de personas, exigiendo que el porcentaje de reembolso fijado por las normas sobre seguros médicos de enfermedades graves de cada provincia superara al 50% y el porcentaje de reembolso real de los beneficiarios se elevó aproximadamente entre 10 y 15 puntos porcentuales. Notables resultados de los mecanismos de asistencia sanitaria. China ha establecido un marco básico de la política de asistencia sanitaria, que ha sido efectivamente engarzada con el sistema del seguro médico de enfermedades graves para habitantes urbanos y rurales. Se ha conseguido empezar a unificar los estándares y el nivel de la atención médica en el ámbito urbano y el rural. Los beneficiarios han pasado de ser personas por debajo del nivel mínimo de subsistencia y las personas extremadamente pobres de las zonas urbanas y rurales, a incluir paulatinamente a los aquejados de enfermedades graves con pocos recursos económicos, miembros de familias con bajos ingresos y miembros de familias empobrecidas a causa de su enfermedad. Los sindicatos organizan activamente mutuas de trabajadores para ayudar a los enfermos graves a reducir la carga económica que supone la enfermedad. En 2016, China destinó en total 15.500 millones de yuanes a fondos de asistencia médica (entre los que no se cuentan los fondos de ayuda de emergencia por enfermedad), de los cuales un 92% fueron destinados a las regiones del centro y el oeste y las regiones pobres del país. A través de estos fondos se atendieron un total de 82,565 millones de personas y se subvencionó el acceso de 55,604 millones de personas con dificultades económicas al seguro médico básico. De las personas con derecho a recibir la ayuda, dentro de la cuota anual límite, una media de más del 70% la ejecutaron. Los servicios de asistencia médica son cada vez más cómodos y accesibles, el 93% de las regiones han conseguido implementar el "pago único" de los gastos de atención y seguro médicos. Desde 2013, China ha establecido mecanismos y asignado fondos de ayuda de emergencia por enfermedad para permitir el tratamiento de enfermos que necesitan urgentemente asistencia médica pero no pueden demostrar su identidad o no tienen capacidad económica para hacer frente a los gastos médicos derivados de su estado. Hasta junio de 2017, la ayuda de emergencia ha beneficiado a unas 640.000 personas. Elevar progresivamente el nivel de cobertura médica de la población campesina pobre. En 2016, China puso en marcha un proyecto de reduccón de la pobreza a través de la atención sanitaria. Gracias a él se ha conseguido que los seguros médicos básicos para habitantes urbanos y rurales y el seguro médico de enfermedades graves cubra a la totalidad de la población campesina pobre, incrementar 5 puntos porcentuales el porcentaje de reembolso de los gastos por ingreso hospitalario de la población campesina pobre. Se ha organizado y movilizado a más de 800.000 trabajadores para estudiar y verificar con precisión 93 enfermedades con una alta tasa de incidencia, que generan gastos elevados y tienen una gran influencia sobre la producción y la capacidad de subsistencia, lo que ha servido para crear registros y bases de datos para la labor de erradicación de la pobreza a través de la salud. Se ha elaborado un censo de la población campesina pobre con enfermedades graves y crónicas para brindarle el tratamiento adecuado, lo que ha beneficiado hasta mayo de 2017 a más de 2,6 millones de enfermos con escasos recursos económicos. Se han empezado a aplicar medidas de pago preferente respecto del seguro médico de enfermedades graves, a través de las cuales se han fijado los baremos de pago mínimo, porcentaje de reembolso y límite máximo de pago en favor de la población campesina pobre. Se está impulsando para la población campesina pobre el pago a posteriori de la atención médica hospitalaria y la liquidación instantánea en "ventanilla única" en el ámbito de distrito. Además, 889 hospitales de tercer nivel de todo el país han asumido tareas de ayuda coordinada contra la pobreza con las que se ha dado apoyo a 1.149 hospitales de nivel de distrito en todos los distritos pobres del país. VI. Elevar notablemente el nivel de salud de los colectivos especiales China presta gran atención a la garantía de los derechos sanitarios de colectivos especiales como las mujeres, los niños, los ancianos y los discapacitados, perfecciona constantemente la planificación sobre salud e higiene y presta servicios sanitarios diversificados y específicos para satisfacer las necesidades especiales de los diversos grupos de forma igualitaria y sin discriminación. Perfeccionar constantemente el sistema de servicios de salud materno-infantil. Se ha establecido una red de servicios de salud materno-infantil de tres niveles en las zonas urbanas y rurales. En 2016, el gobierno invirtió 2.900 millones de yuanes para apoyar la construcción de 247 centros de atención sanitaria materno-infantil de nivel municipal y de distrito. Hasta finales de 2016, el país contaba con un total de 3.063 de esas instalaciones, 757 hospitales de maternidad, 117 hospitales infantiles y 370.000 médicos certificados especializados en ginecología, obstetricia y pediatría (incluyendo a los médicos asistentes). Asimismo, 34.000 centros de servicios comunitarios, 37.000 centros de salud a nivel de poblado y los 640.000 dispensarios de asistencia sanitaria a nivel de aldea contaban con personal materno-infantil con dedicación exclusiva o a tiempo parcial.
Mejorar el nivel de los servicios de salud durante el embarazo y tras el parto. Desde 2009, China ha ampliado sucesivamente la cobertura de las pruebas para detectar el cáncer de mama y el cáncer de cuello de útero entre las mujeres de las zonas rurales, incrementando progresivamente los colectivos beneficiados. Entre 2009 y 2016 se realizaron pruebas gratuitas para detectar el cáncer de cuello de útero a más de 60 millones de mujeres de entre 35 y 64 años en 1.299 distritos y se invirtieron 22.600 millones de yuanes en subsidios para más de 74 millones de mujeres de zonas rurales durante el embarazo y el parto. Además, la tasa de partos hospitalarios se elevó del 92,3% en 2008 hasta el 99,6% en 2016 y la mortalidad materna e infantil descendió en gran medida. El gobierno ha asignado fondos para apoyar 11 proyectos de servicios de salud, como el proyecto de exámenes de salud gratuitos previos al embarazo, el de partos hospitalarios en las zonas rurales, el de los complementos de ácido fólico para prevenir los defectos del tubo neural y la prevención de la transmisión de madre a hijo de enfermedades como el sida, la sífilis, y la hepatitis B, etcétera. Asimismo, se están cumpliendo puntualmente los objetivos establecidos en la Directiva Nacional para el Desarrollo de la Mujer (2011-2020). Mejorar notablemente la salud infantil. En 2013, la tasa de lactancia materna de niños entre cero y seis meses se elevó hasta el 58,5%, y sigue creciendo continuamente. En 2016, la tasa de mortalidad de los bebés y los niños menores de cinco años fue del 7,5 y 10,2 por mil, respectivamente, lo que ha permitido cumplir con antelación los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y los objetivos establecidos en el "Programa nacional sobre desarrollo infantil (2011-2020)" y dar nuevos pasos para reducir las diferencias con los países desarrollados. En 2016, la tasa de niños menores de cinco años de bajo peso, crecimiento tardío y anémicos se redujo hasta el 1,49%, el 1,15%, y el 4,79%, respectivamente, lo que supuso cumplir antes del plazo los objetivos establecidos en el citado programa. Hasta finales de 2016 se habían fundado 30 centros experimentales de desarrollo de la primera infancia a nivel nacional. Además, se han puesto en marcha proyectos de mejora de la nutrición de niños de zonas pobres a través de los cuales se suministran suplementos nutricionales de proteínas, vitaminas y minerales a niños de entre 6 y 24 meses de las regiones especialmente empobrecidas. Según la quinta encuesta nacional sobre el desarrollo físico de los niños, realizada en 2016, el nivel de crecimiento de los menores de siete años ha aumentado rápidamente en los últimos 40 años, superando los criterios de crecimiento infantil publicados por la Organización Mundial de la Salud. Consolidar los logros de la prevención y el tratamiento de las enfermedades infantiles. En 2016, la tasa de la transmisión del sida de madre a hijo bajó hasta el 5,7% y la tasa de incidencia del tétanos en los recién nacidos fue inferior al 1 por mil. La tasa de vacunación del plan de inmunización infantil es superior al 99%, no existen casos de poliomielitis y la tasa de incidencia de la tuberculosis pulmonar infantil se mantiene en un nivel bajo. En 2016, la tasa de detección de enfermedades metabólicas hereditarias (fenilcetonuria e hipotiroidismo congénito) llegó hasta el 96% y se han realizado pruebas para la detección de enfermedades de recién nacidos de zonas pobres en 354 distritos de 21 provincias (incluidas regiones autónomas y municipalidades administradas centralmente). Asimismo, se han puesto en marcha importantes proyectos de servicios sanitarios públicos como exámenes de salud gratuitos previos al embarazo, detección de enfermedades de recién nacidos de zonas pobres y programas piloto de prevención y control de la talasemia. Perfeccionar progresivamente el sistema sanitario para las personas mayores. Hasta finales de 2015 se habían establecido en todo el país 453 hospitales de rehabilitación, 168 centros y 65 puntos de atención, lo que supone aumentos respectivos del 69,0%, 242,9% y 16,1% desde 2010. La plantilla de los hospitales de rehabilitación, centros de atención y estaciones de atención era de 36.441, 11.180 y 316 personas, respectivamente, un 96,5%, 286,7%, y 69,9% más que en 2010. Además, en 2015 se realizaron 118 millones de exámenes médicos a personas mayores de 65 años, lo que situó la tasa de control sanitario en el 82%. Asimismo, se presta una gran atención a la salud mental de las personas mayores. A través de diversas formas, el gobierno y las organizaciones sociales difunden información sobre salud mental a las personas mayores y les ofrecen asesoramiento psicológico para enriquecer su vida espiritual y cultural. Impulsar activamente la combinación de los servicios médicos con el cuidado de las personas mayores. En 2016, 90 municipios y distritos fueron seleccionados para un ensayo a nivel nacional para combinar los servicios médicos con el cuidado de las personas mayores. En todo el país hay 5.814 centros que aunan servicios médicos con el cuidado de personas mayores, con un total de 1.213.800 camas. De ellos, 3.623 centros de cuidado de personas mayores disponen de instalaciones médicas, 1.687 instituciones médicas cuentan con centros de cuidado de personas mayores y 504 centros incorporan ambos, de los cuales 2.224 pertenecen a la red de cobertura de los seguros médicos públicos. Además, se han puesto en marcha activamente acciones específicas para mejorar la calidad de los servicios de los centros de cuidado de personas mayores, lo que ha resultado en una mejora del sistema de control de calidad de los servicios combinados de este tipo de instituciones. Seguir reforzando la prevención de discapacidades y los servicios de rehabilitación de discapacitados. En 2016 y 2017, China publicó, respectivamente, el "Plan de acción para la prevención de discapacidades (2016-2020)" y el "Reglamento de prevención y tratamiento de discapacidades y rehabilitación de discapacitados" para dar cobertura normativa a la materia. Entre 2012 y 2016 se beneficiaron del servicio básico de rehabilitación 15,26 millones de discapacitados. Hasta finales de 2016, el país contaba con 7.858 centros de rehabilitación de discapacitados con un plantilla de 223.000 empleados. Paralelamente, 947 distritos urbanos y 2.015 otros distritos pusieron en marcha servicios comunitarios de rehabilitación coordinados por 454.000 responsables de comunidad. En 2017, el país eligió el día 25 de agosto como Día Nacional de Prevención de las Discapacidades. Ampliar progresivamente la cobertura de los deportes para la rehabilitación de discapacitados. China promueve los servicios públicos deportivos básicos para discapacitados desde el XIII Plan Quinquenal e implementa una política regional "de oeste a este", "de norte a sur" y "de las zonas débiles a las desarrolladas". El gobierno ha apoyado económicamente la participación de 8.000 familias de seis provincias (regiones o municipalidades) del oeste del país en el proyecto "Dar entrada al deporte en los hogares para la rehabilitación", lo que ha permitido ofrecer servicios a 88.884 familias en todo el país, subvencionado el establecimiento de instalaciones para el ejercicio en 50 comunidades y posteriormente construido 1.842 más en el resto del país. La proporción de discapacitados que practican deporte frecuentemente ha aumentado hasta el 9,6%.
Dar cuidado especializado a los huérfanos discapacitados. Desde 2015, China ha incluido a los niños discapacitados, enfermos o huérfanos, residentes en la ciudad o el campo con derecho a recibir un estipendio vital mínimo por dificultades extremas en el programa de subsidios "Plan de futuro para la rehabilitación de húerfanos discapacitados". Tomando como referencia las políticas y prácticas de ayuda a niños huérfanos y discapacitados de las instituciones de asistencia social, se ha ofrecido asistencia médica y de rehabilitación a decenas de miles de niños que a través de este plan han podido integrarse en la sociedad. Además, todos los niños recién ingresados en las instituciones de bienestar que cumplen las condiciones para ser operados pueden ser atendidos cuando lo necesiten. Hasta finales de 2016, China había invertido 860 millones de yuanes en la cirugía correctiva y la rehabilitación de más de 90.000 niños huérfanos y discapacitados. VII. Participar activamente en la gobernanza global de la salud y la asistencia médica internacional Como defensor, promotor y practicante de la cooperación internacional en el campo médico y sanitario, China se ha esforzado siempre por cumplir con los índices de salud del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, los objetivos del desarrollo sostenible en materia de salud en el marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU. Asimismo, China lleva a cabo de forma activa actividades de asistencia médica en el extranjero y tratamiento global de emergencias, cumple a conciencia los convenios internacionales en materia de salud y asume con determinación sus responsabilidades humanitarias internacionales. Participar en la construcción del sistema de reglas médicas y sanitarias internacionales. China fue uno de los primeros países en firmar y ratificar los Estatutos de la Organización Mundial de la Salud, adherirse a la Convención Única sobre Estupefacientes y el Convenio sobre Sustancias Psicotrópicas, participar en la elaboración de acuerdos y declaraciones internacionales como la Declaración de Almá-Atá y apoyar a la Declaración Mundial sobre Supervivencia, Protección y Desarrollo Infantil. En 2016, durante la 69ª Asamblea Mundial de la Salud, China propuso e impulsó la aprobación de la resolución "Promoción de la innovación y el acceso a medicamentos infantiles de calidad, seguros, eficaces y asequibles", logrando una buena acogida por las diversas partes. Cooperar extensivamente con la Organización Mundial de la Salud. En 2016 se firmó y publicó en Beijing la Estrategia de Cooperación China-Países de la OMS (2016-2020), que sirvió para confirmar la cooperación en cuanto a políticas, planificación, tecnología y recursos humanos en materia de salud. En 2017, China y la OMS firmaron el memorándum de entendimiento y el plan de acción sobre cooperación en materia de salud en el marco de la iniciativa de la Franja y la Ruta para promover junto con los países participantes la cooperación sobre emergencias sanitarias, prevención de enfermedades contagiosas y medicina tradicional. Ampliar continuamente el intercambio y la cooperación internacional en materia médico-sanitaria. China comparte su experiencia y establece diálogos estratégicos con otros países en materia de salud y organiza todos los años seminarios sobre el campo de los servicios médicos y sanitarios. Durante la cumbre de Johannesburgo del Foro de Cooperación China-África celebrada en diciembre de 2015, China y los países africanos publicaron un plan de cooperación en materia de salud pública, incluido la participación en la construcción de Centros de Control de Enfermedades y Prevención africanos. En octubre de 2016, China estableció relaciones de cooperación hospitalaria con 15 países asiáticos y africanos, entre ellos Etiopía. En abril de 2017 se firmaron tratados de cooperación médico-sanitaria con países africanos como Malaui. Desde 2005, China ha formado a miles de funcionarios y técnicos en países en vía de desarrollo e impulsado proyectos de enseñanza y formación de organizaciones no gubernamentales sobre salud reproductiva entre adolescentes y prevención del sida en países como Zimbabue, Kenia y la región del río Mekong. Lograr resultados notables en la asistencia médico-sanitaria en el extranjero. Desde 1963, China ha enviado equipos médicos de ayuda a 69 países en vía de desarrollo, compuestos de un total de 25.000 profesionales que han tratado a 280 millones de pacientes. Durante la serie de cumbres de ONU celebradas en septiembre de 2015, China anunció importantes medidas de asistencia sanitaria como la construcción de 100 hospitales y clínicas en países en vía de desarrollo durante los siguientes cinco años y la ejecución de 100 "Proyectos de salud de mujeres y niños". A fecha de junio de 2017, China tenía a más de 1.300 médicos y especialistas de salud pública destinados en 51 países de todo el mundo, había formado en China a más de 20.000 profesionales en administración y técnica médica y sanitaria para los países que recibieron la asistencia, construido más de 150 instalaciones como hospitales generalistas, centros especializados y almacenes de medicamentos, proporcionado suministros médicos como ambulancias, instrumental médico y equipos de la cadena de frío de las vacunas y donado a África medicamentos contra la malaria que ayudaron a salvar 40 millones de vidas. Desde 2008, China ha establecido 30 centros de prevención y tratamiento de la malaria en países africanos y cedido medicamentos contra la enfermedad basados en la artemisinina por valor de 190 millones de yuanes. Desarrollar eficazmente la atención global de emergencias. China cumple con los criterios del Reglamento Sanitario Internacional, participa activamente en operaciones internacionales de rescate de emergencia, que en ocasiones lidera, y ha intervenido sucesivamente en el tratamiento de la fiebre amarilla y el virus del Zika en países como Angola y Guyana. En 2014, durante el brote de fiebre hemorrágica del Ébola en África Occidental, China contribuyó con cuatro envíos de dinero y suministros valorados en 120 millones de dólares a los países afectados y organizaciones internacionales sobre el terreno. Además, se envió a más de 1.200 médicos y especialistas de salud pública a zonas afectadas por epidemias y los países vecinos, para realizar cerca de 9.000 análisis de muestras, hacer seguimiento de 900 casos y formar a 13.000 médicos locales y personal comunitario de prevención. Tras el terremoto de magnitud 8,1 grados de 2015 en Nepal, China envió a cuatro equipos médicos compuestos por 193 integrantes que salvaron a más de 2.600 personas y formaron a más de 1.000 técnicos en labores de higiene y prevención.
Conseguir un reconocimiento internacional cada vez mayor de la Medicina Tradicional China. La Medicina Tradicional China se ha extendido a 183 países y regiones de todo el mundo y se ha convertido en un aspecto importante de la cooperación de China con la ASEAN, Europa y África y diferentes organizaciones internacionales de salud. "La acupuntura y la moxibustión de la Medicina Tradicional China" forman parte de la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, y las obras clásicas Huangdi Neijing (Canon interno del emperador amarillo) y Bencao Gangmu (Compendio de la materia médica) han sido incluidas en el Registro de la Memoria del Mundo de la misma organización. Según estadísticas de la OMS, actualmente 103 países miembros reconocen el uso de la acupuntura y la moxibustión, 29 han elaborado leyes sobre medicina tradicional y 18 han incluido la acupuntura y la moxibustión en la cobertura del seguro de salud. Epílogo El Partido Comunista de China y el gobierno chino respetan y garantizan de manera efectiva el derecho a la salud del pueblo, sitúan el mantenimiento de la salud del pueblo como una de las tareas fundamentales de la gobernación y la administración del país y han adoptado una serie de medidas para favorecer el desarrollo actual y beneficiar aún más el desarrollo a largo plazo. Gracias a ello, la causa de la salud en China ha conseguido progresos admirados por el mundo entero, y ha realizado grandes contribuciones al desarrollo sostenible de la humanidad "Para cada ser viviente es inevitable encontrar riesgos y dificultades". China es plenamente consciente de que garantizar la salud del pueblo es una obra sistemática que necesita un esfuerzo constante a largo plazo. Actualmente, debido a la industrialización, la urbanización y el envejecimiento de la población, y a la transformación constante del espectro de las enfermedades, el entorno ecológico y los modos de vida, China todavía se enfrenta a una compleja situación, caracterizada por la amenaza de múltiples enfermedades y el entrelazamiento de diversos factores que afectan a la salud. Al mismo tiempo, con la elevación del nivel de vida y el incremento de los conceptos y conocimientos sobre salud, las necesidades de productos y servicios de salud del pueblo se amplían continuamente, poniendo de manifiesto su carácter multinivel, diversificado e individualizado. Por ello, China se enfrenta al mismo tiempo a los problemas de salud de los países desarrollados y de aquellos en vías de desarrollo. Para garantizar mejor el derecho a la salud del pueblo, China está acelerando el impulso de la construcción de una "China sana", y ha elaborado y puesto en práctica sucesivamente una serie de proyectos como el "Borrador del Plan China Saludable 2030", el "Plan para el fortalecimiento de la salud de todo el pueblo (2016-2020)", "Programa de Sanidad y Salud del XIII Plan Quinquenal" y el "Programa de profundización de la reforma del sistema de servicios médicos, farmacéuticos y sanitarios del XIII Plan Quinquenal". Además, se ha establecido el objetivo de "tres pasos" a fin de conseguir para 2020 el establecimiento de un sistema de asistencia médico-sanitaria básica con peculiaridades chinas y cobertura de la población tanto urbana como rural y la mejora de los índices de salud principales para situarlos entre los primeros de los países con ingresos altos-medios; conseguir para 2030 el perfeccionamiento del sistema del régimen de salud de todo el pueblo, y situar los índices principales de la salud entre los países de ingresos altos; y lograr para 2050 la existencia de una China sana en correspondencia con los requerimientos de un país socialista moderno. Los gobiernos chinos de los diversos niveles se esfuerzan con urgencia y un alto sentido de la responsabilidad por garantizar la salud del pueblo en todos los aspectos y todo el ciclo de vida del pueblo, para promover el desarrollo integral de la causa de la salud y la sanidad. La salud es un anhelo incansable de la humanidad, y la promoción de la salud es una responsabilidad compartida de la comunidad internacional. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU ha fijado las "vidas saludables" como un objetivo de desarrollo sostenible, y actualmente el sistema global de la salud se encuentra en un periodo importante de desarrollo. Como siempre lo ha hecho, China va a tomar parte de forma activa en las actividades internacionales en materia de salud, a participar decisivamente en la administración global de la salud y a llevar a cabo los objetivos de desarrollo sostenible en materia de salud. A través de la construcción de la Franja y la Ruta, vamos a promover la cooperación en los campos de la higiene y la salud con los países concernidos e intensificar el aprendizaje mutuo con todos los países del mundo. En el gran proceso de la construcción conjunta de una comunidad de destino común para toda la humanidad, China seguirá esforzándose por construir un mundo mejor y más saludable de la mano de los pueblos de todo el mundo. Principales índices para el programa Construcción de una China sana Ámbito: Nivel de salud; Índice: Esperanza de vida (años) 2015: 76,34 / 2020: 77,3 / 2030: 79,0 Ámbito: Nivel de salud; Índice: Mortalidad infantil (cada mil) 2015: 8,1 / 2020: 7,5 / 2030: 5,0 Ámbito: Nivel de salud; Índice: Mortalidad de niños menores de cinco años (cada mil) 2015: 10,7 / 2020: 9,5 / 2030: 6,0 Ámbito: Nivel de salud; Índice: Mortalidad materna (1/100.000) 2015: 20,1 / 2020: 18,0 / 2030: 12,0 Ámbito: Nivel de salud; Índice: Tasa de personas que satisfacen o superan los estándares de la Norma Nacional de Evaluación de Salud Física entre los habitantes urbanos y rurales (%) 2015: 89,6 (2014) / 2020: 90,6 / 2030: 92,2 Ámbito: Vida sana; Índice: Nivel de conocimientos de salud (%) 2015: 10 / 2020: 20 / 2030: 30 Ámbito: Vida sana; Índice: número de personas que practican ejercicio frecuentemente (100 millones) 2015: 3,6 (2014) / 2020: 4,35 / 2030: 5,3 Ámbito: Servicios y garantías de la salud; Índice: Tasa de mortalidad prematura por enfermedades crónicas graves (%) 2015: 19,1 (2013) / 2020: 10% inferior al año 2015 / 2030: 30% inferior al año 2015 Ámbito: Servicios y garantías de la salud; Índice: Número de médicos certificados (incluye médicos asistentes) por cada 1.000 residentes permanentes 2015: 2,2 / 2020: 2,5 / 2030: 3,0 Ámbito: Servicios y garantías de la salud; Índice: Proporción de gastos sanitarios individuales en el gasto total nacional (%) 2015: 29,3 / 2020: Aproximadamente 28 / 2030: Aproximadamente 25 Ámbito: Ambiente saludable; Índice: Porcentaje de días con una calidad del aire excelente o buena en las ciudades de nivel de prefectura o superior (%) 2015: 76,7 / 2020: >80 / 2030: Continua mejoría Ámbito: Ambiente saludable; Índice: Porcentaje de la calidad de las aguas superficiales de grado III o superior (%) 2015: 66 / 2020: >70 / 2030: Continua mejoría Ámbito: Industria de la salud; Índice: Volumen total de la industria de servicios de la salud (billones de yuanes) 2015: -/ 2020: >8 / 2030: 16
 
Para cualquier sugerencia o consulta puede ponerse en contacto con nosotros a través del siguiente correo
electrónico:spanish@xinhuanet.com
分享
Xinhuanet

Texto íntegro de libro blanco sobre desarrollo de los servicios sanitarios y progreso de los derechos humanos en China

Spanish.xinhuanet.com 2017-10-01 15:15:25
BEIJING, 1 oct (Xinhua) -- A continuación presentamos el texto íntegro del libro blanco titulado "Desarrollo de los servicios sanitarios y progreso de los derechos humanos en China", presentado el día 29 de septiembre por la Oficina de Información del Consejo de Estado, gabinete de China. Desarrollo de los servicios sanitarios y progreso de los derechos humanos en China Oficina de Información del Consejo de Estado Septiembre de 2017 Prefacio La salud es un requisito básico para la supervivencia de la humanidad y el desarrollo de la sociedad. El derecho a la salud es un derecho humano fundamental ampliamente inclusivo y la garantía básica para una vida digna de los seres humanos. Todas las personas tienen derecho a disfrutar del más alto estándar de salud de forma equitativa y accesible. El Partido Comunista de China y el Gobierno chino perseveran siempre en una concepción del desarrollo centrada en el pueblo, abogan por la orientación correcta de los valores situando al pueblo por encima de todo, tienen muy presentes las aspiraciones a una vida mejor de la población y toman el aumento de su bienestar y la promoción de su desarrollo integral como punto de partida y meta de su trabajo. China siempre ha situado la salud del pueblo como prioridad en su agenda política y ha trabajado duro por mejorar la salud y el estado físico de las personas y por hacer de esto una meta primaria del desarrollo. Tras años de incansable lucha, China ha conseguido notables progresos en la mejora del nivel de salud del pueblo y ha conseguido desprenderse de la etiqueta de "hombre enfermo de Asia Oriental". El país ha reforzado constantemente la capacidad integral de la sanidad pública, los servicios médicos y el nivel de las garantías para mejorar continuamente las condiciones físicas y los conocimientos de salud de todo el pueblo. Gracias a ello, China se ha convertido en un "ejemplo para los países en vías de desarrollo" citado por la Organización Mundial de la Salud. Sin un pueblo saludable no es posible construir de forma integral una sociedad modestamente acomodada: conseguir la salud de todo el pueblo es el compromiso solemne del Partido Comunista de China y del Gobierno chino. Desde el XVIII Congreso Nacional del Partido, bajo la firme dirección del Partido Comunista de China con el camarada Xi Jinping como núcleo, el país ha situado la salud en una posición estratégica de desarrollo preferencial, ha incorporado la concepción del desarrollo caracterizada por la innovación, la coordinación, la ecología, la apertura y los beneficios compartidos a la promoción y protección del derecho a la salud. Asimismo, con el énfasis en la popularización de un estilo de vida sano, la optimización de los servicios de salud y el perfeccionamiento de sus garantías, la construcción de un medio ambiente saludable y el desarrollo de la industria de la salud, se ha acelerado la construcción de una China sana y se han incrementado los esfuerzos por ofrecer servicios de médicos y de salud durante todo el ciclo vital de las personas, lo que ha ayudado a elevar el nivel de garantía del derecho a la salud y desarrollar a grandes pasos la causa de los derechos humanos en China. I. Un modelo de protección del derecho a la salud adaptado a las condiciones nacionales China es un gran país en desarrollo con una población de más de 1.300 millones de habitantes. Desde el principio, el Partido Comunista de China y el Gobierno chino han concedido gran importancia al desarrollo de los servicios médicos y de salud y a la transformación del modelo de desarrollo del sector de la sanidad para respetar y asegurar de forma efectiva el derecho de los ciudadanos a la salud. Se ha puesto en marcha, de este modo, un modelo de protección del derecho a la salud adaptado a las condiciones nacionales. Cuando se fundó la República Popular China en 1949, el nivel de desarrollo económico y social era relativamente atrasado y el sistema de asistencia médica y sanitaria muy débil. China contaba solo con un total de 3.670 centros médico-sanitarios, 541.000 profesionales sanitarios y 85.000 camas en instituciones sanitarias, y la esperanza media de vida era de tan solo 35 años. Para cambiar cuanto antes esta situación, el país trabajó duro para desarrollar los servicios médicos, farmacéuticos y sanitarios y elaboró y aplicó unos principios de trabajo que establecían que los servicios sanitarios estaban orientados a servir a la inmensa mayoría de la población, que debía ponerse el énfasis en la prevención, que debían utilizarse tanto la medicina tradicional china como la occidental y que debían incorporarse la promoción de la salud y la implicación del pueblo. Se desplegaron ampliamente campañas patrióticas sobre la promoción de la sanidad y para la difusión de los conocimientos básicos sobre el cuidado de la salud. Gracias a ello, mejoró en gran medida la salud del pueblo y se consiguieron importantes avances en la ciencia y la tecnología médica. Fueron científicos chinos los primeros en identificar la Chlamydia trachomatis, médicos chinos los primeros en realizar una cirugía de reimplantación de un miembro amputado y un laboratorio chino el que extrajo la artemisinina, una cura eficaz de la malaria. Estos avances han recibido una gran atención en todo el mundo.
Desde el inicio del proceso de reforma y apertura en 1978, para hacer frente a los problemas existentes de escasez seria de recursos médicos y sanitarios, capacidad insuficiente y baja eficiencia de los servicios, China permitió la financiación a través de múltiples canales y estimuló el desarrollo médico de varias formas, mediante el aumento de la oferta de recursos, la apertura del mercado de producción y distribución de medicamentos, el desarrollo de la industria farmacéutica y la promoción de la medicina tradicional china. Se adoptaron diversas medidas de estímulo económico para promover que el personal médico mejorase su desempeño y se aumentase la vitalidad interna del sector. En 1996, la primera Conferencia Nacional sobre Servicios Sanitarios sirvió para definir los principios orientadores del desarrollo sanitario en el nuevo periodo. Estos principios consistían, básicamente, en centrarse en las zonas rurales, dar prioridad a la prevención, poner el mismo énfasis en la medicina tradicional china y la occidental, basarse en la ciencia, la tecnología y la educación, animar a la participación de toda la sociedad y trabajar para servir a la salud del pueblo y a la modernización socialista. En 1998 China inició el establecimiento del sistema de seguros sociales de asistencia médica para cubrir las necesidades básicas de los trabajadores. En el año 2000, se estableció el objetivo de crear un régimen médico, farmacéutico y sanitario para las zonas urbanas adaptado a los requerimientos de la economía de mercado socialista, lo que permitió al pueblo acceder a servicios médicos a precios razonables y de buena calidad y, por lo tanto, elevar el nivel de la salud de los chinos. En 2002 China publicó la "Decisión sobre el fortalecimiento del trabajo de salud pública en las zonas rurales", con el fin de, a partir de la realidad del desarrollo económico y social rural, profundizar en la reforma del sistema y los mecanismos de los servicios médicos en las zonas rurales y dirigir prioritariamente las inversiones hacia el campo para satisfacer las necesidades médico-sanitarias de los campesinos en los diversos niveles. En 2003, bajo la firme dirección del Partido y el Gobierno, el pueblo chino se unió para conseguir una importante victoria en la lucha contra el síndrome respiratorio agudo grave (conocido como SARS por las siglas en inglés). Tras esta experiencia, China tomó medidas integrales para mejorar los servicios de salud pública y los trabajos de prevención y control de enfermedades graves. Ha mejorado continuamente el sistema de prevención y control de enfermedades graves, se han completado progresivamente los mecanismos de respuesta a emergencias sanitarias públicas, se ha acelerado el desarrollo de los servicios médico-sanitarios en las comunidades rurales y urbanas, y el nuevo tipo de asistencia médica cooperativa rural y los seguros de asistencia médica básica para la población urbana han obtenido grandes avances. En 2009, China inició una nueva ronda de reforma del sistema de los servicios médicos, farmacéuticos y sanitarios. El documento "Opiniones sobre la profundización de la reforma del sistema de los servicios médicos, farmacéuticos y sanitarios" estableció la concepción del sistema médico-sanitario básico como un producto público que debe ser accesible para todo el pueblo, definió claramente su naturaleza carente de ánimo de lucro y formuló los "cuatro sistemas", conformados por la sanidad pública, los servicios médicos, la garantía médica y el suministro de medicamentos, y los "ocho soportes", que incluyen la administración, la operación, la inversión, los precios, la supervisión, la tecnología y el personal cualificado, la información y el desarrollo basado en la ley, con el objetivo de formar dicho sistema y promover un desarrollo integral, equilibrado y sostenible de los servicios sanitarios. A continuación, el Estado publicó dos documentos: el "Plan de implementación prioritaria a corto plazo sobre la reforma del sistema de los servicios médicos, farmacéuticos y sanitarios (2009-2011)" y el "Programa de profundización e implementación de la reforma del sistema de los servicios médicos, farmacéuticos y sanitarios durante el periodo del XII Plan Quinquenal". A través de ellos se fijaron los objetivos de la reforma, que eran acelerar la construcción del sistema de garantía de asistencia médica fundamental, mejorar el sistema de servicios médicos y sanitarios en los niveles de base y promover un acceso igualitario a los servicios sanitarios públicos básicos. Desde 2012, China ha impulsado la reforma del sistema de los servicios médicos, farmacéuticos y sanitarios, acelerado la reforma integral de hospitales públicos, puesto en práctica la reforma de los precios de los medicamentos, la implementación general del sistema del seguro de enfermedades graves urbano y rural, la construcción activa de un sistema de diagnóstico y tratamiento a varios niveles y la mejora de las políticas de producción, distribución y consumo farmacéutico. El 29 de octubre de 2015, el comunicado de la V Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del Partido hizo referencia formalmente por primera vez a la "construcción de una China sana". En agosto de 2016, la Conferencia Nacional de Sanidad y Salud estableció "la necesidad de seguir una política correcta para promover los servicios de salud, centrarse en los niveles de base, esforzarse en la reforma y la innovación en el sector médico, dar prioridad a la prevención, situar al mismo nivel la medicina tradicional china y la occidental, incorporar la promoción de la salud a todas las políticas e implicar a todo el pueblo en la promoción de la salud y que, así, todos se beneficien". En octubre de 2016, China dio a conocer el proyecto "China saludable 2030", un documento de guía para el impulso y la elevación del nivel de salud del pueblo. El desarrollo del ámbito de los servicios sanitarios ha permitido crear bienestar y ha aportado salud al pueblo chino. La esperanza de vida de los chinos se ha elevado de 67,9 años en 1981 a 76,5 en 2016, y la tasa de mortalidad de las embarazadas y parturientas se ha reducido de 88,9 por cada 100.000 casos en 1990 a 19,9 por cada 100.000 casos en 2016, mientras que la de los recién nacidos ha pasado de 34,7 por 1.000 en 1981 a 7,5 por 1.000 en 2016. Los principales indicadores sanitarios de los chinos son generalmente mejores que el nivel medio de los países con ingresos medios y altos, de forma que se han cumplido antes de tiempo los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU. Además, China ha configurado un sistema institucional de salud regido por la Constitución, basado en las leyes y reglamentos civiles, en las leyes y reglamentos administrativos sobre la sanidad y en los reglamentos locales, y guiado por los programas y planes del sector de la salud. El sistema ha demostrado ser efectivo en el mantenimiento de una relación sana entre el personal médico y los pacientes y en la resolución de forma justa de las disputas médicas, con lo que ha permitido hacer realidad el derecho a la salud del pueblo.
Los resultados de la profundización en la reforma de la asistencia médica son cada vez más evidentes. En un plazo de tiempo bastante corto se ha creado la mayor red de seguro médico universal del mundo, se ha establecido el sistema del seguro de enfermedades graves y el de emergencias médicas y se ha mejorado el sistema de asistencia médica, lo que ha ofrecido garantías institucionales de que los pacientes tienen acceso a la atención médica en caso de enfermedad. Las enfermedades contagiosas graves se han controlado de forma más efectiva, se ha mantenido la propagación del sida en un nivel bajo, se ha conseguido cumplir con antelación el índice de control de la tuberculosis establecido en los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU, la epidemia de la esquistosomiasis ha caído a su nivel históricamente más bajo, y en el año 2000 se logró el objetivo de erradicar la poliomielitis del país. China creó en 2015 el mayor sistema global de información directa por Internet de brotes de enfermedades contagiosas definidas legalmente y emergencias de salud pública y se redujo el tiempo medio de notificación de cinco días a cuatro horas. El establecimiento del sistema de servicios médicos y sanitarios ha registrado importantes avances. Se ha establecido fundamentalmente la red básica de servicios médicos y sanitarios urbanos y rurales, que cuenta con 980.000 centros médicos de diversos niveles y tipos, un personal de 11 millones de profesionales y más de 7 millones de camas hospitalarias. Se ha acelerado la formación de profesionales y se está estableciendo progresivamente un sistema de formación estandarizada de médicos residentes, mientras que numerosos profesionales destacados como Tu Youyou, ganadora del Premio Nobel de Medicina o Fisiología, han hecho grandes aportaciones a la sociedad. Dado que han aumentado los recursos sociales que fluyen hacia el sector de la sanidad, el porcentaje de hospitales privados ya supone más del 56% del total, lo que ha contribuido a conformar de forma preliminar una mayor pluralidad del sector hospitalario. La capacidad de respuesta ante emergencias médicas se ha situado en una posición líder a nivel internacional, resistió la dura prueba de la prevención y control del ébola y logró la doble victoria de alcanzar un control estricto e introducción cero en el país a la vez que envió equipos médicos a misiones de ayuda en África. Tras muchos años de esfuerzos, los servicios de sanidad de China han subido un nuevo peldaño. No solo ha mejorado notablemente el nivel de salud del pueblo, sino que también se ha conformado un modelo adecuado a las condiciones nacionales que garantiza el derecho del pueblo a la salud. Presenta las siguientes características: - Promueve la salud y la sitúa en una posición estratégica de desarrollo prioritario. Partiendo de la realidad del país, el Gobierno integra el concepto de protección y fomento de la salud en el proceso de elaboración y aplicación de las políticas, leyes y reglamentos y se esfuerza por conseguir un desarrollo favorable y coordinado entre estilos de vida sanos, las condiciones laborales, el entorno natural, la economía y la sociedad. - Se centra en la prevención. El enfoque sobre el cuidado de la salud ha pasado de centrarse en el tratamiento de las enfermedades a mejorar la salud del pueblo. Se pone el mismo énfasis en la prevención que en el tratamiento y se da la misma importancia a la salud física y psíquica. La medicina tradicional china y la occidental se han hecho complementarias y se presta más atención a la prevención y el control de las enfermedades crónicas, endémicas y profesionales. Para reducir la incidencia de enfermedades, el sector médico chino se esfuerza por aprender sobre los patrones de desarrollo de los asuntos relacionados con la salud y pone el énfasis en el diagnóstico, tratamiento y rehabilitación tempranos. - Servicios sin ánimo de lucro. Se mantendrá el carácter de beneficio social de los servicios médicos y sanitarios básicos. Se ofrecen a todo el pueblo como un producto público. Los hospitales públicos son el pilar de los servicios de asistencia médica y debe avanzarse para garantizar el acceso de todos los ciudadanos a los servicios públicos de salud. - Igualdad y beneficios para todos. El Estado seguirá ofreciendo una cobertura plena de servicios médicos y sanitarios de alcance general. Centrándose en las zonas rurales y los niveles de base, las brechas en el nivel de salud entre la ciudad y el campo, entre regiones y entre los diferentes grupos sociales se irán reduciendo gradualmente, de forma que estará asegurada la equidad en el acceso a los servicios sanitarios públicos básicos. - Construir conjuntamente y compartir los beneficios. El Gobierno persistirá en la integración de su orientación y el fomento de la implicación de la sociedad y el ciudadano, y promoverá la participación, el esfuerzo y el disfrute por parte de todos. El Gobierno gestionará correctamente su relación con el mercado, en la que el primero emprende las acciones necesarias en el sector de los servicios médicos y sanitarios básicos y el segundo desempeña un rol complementario en los servicios no básicos. II. Mejora constante del entorno y las condiciones de salud China fomenta de forma activa un estilo de vida saludable. El país despliega actividades de fortalecimiento de la salud de todo el pueblo, impulsa la educación en materia de salud de los ciudadanos, garantiza la seguridad alimentaria y del agua potable y mejora el ambiente de producción, de vida, ecológico y social, con el objetivo de establecer unas buenas condiciones para proteger el derecho de los ciudadanos a la salud. Impulsar de forma integral un estilo de vida saludable. En 2007, China puso en marcha acciones para fomentar un estilo de vida saludable entre todo el pueblo, con el objetivo de impulsar hábitos alimenticios sanos y la práctica moderada de deporte, difundir los conceptos de un estilo de vida saludable, crear un entorno favorable para el fomento de la salud y mejorar la concienciación y el comportamiento saludable del pueblo. Hasta el cierre de 2016, el 81,87% de los distritos del país habían implementado esta acción. China publicó una guía alimentaria del pueblo chino en 2016 con el fin de dar orientación científica y razonable sobre alimentación a la población general, niños, ancianos y otros colectivos específicos para conseguir una alimentación y nutrición equilibradas del pueblo. El Gobierno ha intensificado la supervisión del estado de nutrición y de salud de los ciudadanos y el seguimiento y publicación de información sobre enfermedades crónicas y nutrición. Ha puesto en marcha una iniciativa para transmitir a los habitantes conocimientos saludables sobre la prevención y el control de la hipertensión a través de la reducción del consumo de sal en la alimentación. Ha puesto en práctica medidas para mejorar la nutrición de los grupos prioritarios y ha ejecutado el plan de mejora de la nutrición de los alumnos de la educación obligatoria en las zonas rurales y el proyecto para la mejora de la nutrición de los niños de las zonas pobres. El Gobierno sigue reforzando el control sobre el consumo de tabaco e implementando el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco. En 2014 Shenzhen inició la aplicación del "Reglamento de control del tabaco en la Zona Económica Especial de Shenzhen"; en 2015 Beijing implementó el "Reglamento de control del tabaco de Beijing"; y en 2016 se aprobó la modificación del "Reglamento de control del tabaco en lugares públicos de la Municipalidad de Shanghai", con el que se prohibió totalmente fumar en el interior de espacios públicos. Hasta el fin de 2016, 18 ciudades del país habían elaborado reglamentos y disposiciones locales sobre ambientes libres de humo, en los que queda incluida una décima parte de la población total.
Promover con ahínco el fortalecimiento de la salud y la práctica de deporte de todo el pueblo. El fomento del fortalecimiento de la salud y la práctica de deporte se ha elevado a estrategia de nivel nacional y ha sido incluido en el plan de desarrollo económico y social, en los presupuestos y en el informe anual sobre la labor de los gobiernos a todos los niveles. Se ha configurado un marco de desarrollo para fortalecer la salud de todo el pueblo a través del ejercicio físico y el deporte "orientado por el Gobierno, coordinado por los departamentos y con la participación de toda la sociedad". Desde la promulgación y ejecución del "Reglamento sobre el fortalecimiento de la salud de todo el pueblo" en 2009, 16 provincias y 10 ciudades grandes han elaborado reglamentos locales al respecto y 31 provincias (regiones autónomas y municipalidades) han establecido planes de acción para el fortalecimiento de la salud a nivel provincial. Desde 2009, China ha fijado el 8 de agosto como Día Nacional del Fortalecimiento de la Salud. De 2011 a 2014, se crearon en todo el país 3.405 gimnasios, 9.447 campos deportivos multifuncionales, 2.366 parques deportivos, 24.879 plazas públicas para el fortalecimiento de la salud y 878 campos al aire libre, y se instalaron 1,69 millones de equipos para la práctica del ejercicio físico. En las ciudades (prefecturas), distritos, barrios (poblados) y comunidades (aldeas administrativas) se ha generalizado la construcción de campos de deporte con instalaciones para el ejercicio físico. Hasta finales de 2015, el porcentaje de población que practicaba habitualmente actividades deportivas era del 33,9%, la superficie de zonas deportivas por habitante llegó a 1,57 metros cuadrados, un 72% de las localidades a nivel de distrito y superior establecieron asociaciones deportivas generales, se habían creado 7.147 clubes deportivos para jóvenes y adolescentes de diversos niveles y el país contaba con tres gimnasios de media por cada diez mil personas, conformándose básicamente en una red para el fortalecimiento de la salud de toda la población. Impulsar de manera continua la educación sobre la salud de toda la población. A través de periódicos, revistas, televisión, radio, Internet y los nuevos medios de comunicación se lleva a cabo la difusión, educación y consulta pública de temas relacionados con la salud con el objetivo de orientar a la población para que siga un estilo de vida saludable y de forma disciplinada. El país celebra cada año la "Semana Nacional del Medio Ambiente y la Salud". Se han publicado los manuales Educación ciudadana respecto al ambiente y la salud (en etapa experimental) y Normas de conducta ciudadana "respirar juntos, luchar juntos". Se realiza la divulgación y formación en materia de salud a través de la educación de los servicios básicos de salud pública, programas como la "Acción de promoción de la educación sobre la salud" , "Viaje a la China saludable" y "Viaje a China para Conocer la Medicina Tradicional", junto a actividades como los días de difusión de importantes temas de salud e higiene, entre otros. Todo ello ha permitido elevar el nivel de la formación en salud de los ciudadanos urbanos y rurales de un 6,48% en 2008 a un 10,25% en 2015. Desarrollar con fuerza la gestión medioambiental. Se ha reforzado la prevención y el control conjunto entre las regiones. Se han establecido redes interconectadas de estaciones de vigilancia de calidad del aire a nivel distrital en la región Beijing-Tianjin-Hebei, la región del delta del río Yangtsé y la región del delta del río de la Perla, y se ha establecido de forma integral una red de monitorización de partículas y análisis fotoquímico del aire en la región Beijing-Tianjin-Hebei y zonas colindantes. De 2011 a 2015, la demanda química de oxígeno y las emisiones de nitrógeno de amoníaco, dióxido de azufre y óxido de nitrógeno decrecieron un 12,9%, 13%, 18% y 18,6%, respectivamente; en 2016, la densidad media de partículas finas (PM2.5) del aire en 338 ciudades de nivel de prefectura o superior se rebajó un 6% interanual, mientras el número de los días con una calidad del aire excelente y buena aumentó en 2,1 puntos porcentuales. En 2013, se publicó y entró en ejecución el "Plan de acción para la prevención y el tratamiento de la contaminación atmosférica". Entre 2014 y 2016, se eliminaron 16 millones de vehículos que no cumplen con el estándar de emisiones y automóviles viejos y usados. Las centrales termoeléctricas de carbón lograron la desulfuración y la desnitración. Se ha acelerado el impulso de las emisiones ultrabajas. Hasta marzo de 2017, se ha completado la transformación de las centrales termoeléctricas de carbón equivalentes a 500 millones de kilovatios para adaptarlas al estándar de emisiones ultrabajas. Se ha puesto en marcha el "Plan de acción para el control de la contaminación del suelo" y se ha iniciado una investigación exhaustiva de la situación actual. Se han publicado los Métodos para la gestión ambiental de suelos contaminados (en etapa experimental) y se han establecido fondos especiales para la prevención y tratamiento de suelos contaminados, asignando en 2016 y 2017 un total de 15.000 millones de yuanes. Se ha establecido de forma inicial una red nacional medioambiental del suelo conformada por 22.000 puntos de base y 15.000 puntos de vigilancia de riesgos. Se ha impulsado de forma integral la ejecución del "Plan de acción para la prevención y control de contaminación de agua". Se ha fortalecido la gestión integral del medio ambiente de las cuencas hidrográficas. Se han puesto en marcha los trabajos para la protección de la Franja Económica del río Yangtsé, investigando las aguas negras y malolientes urbanas. En 2016, la proporción de aguas de clase I-III de la sección de monitorización nacional de aguas superficiales del país alcanzó el 67,8%, mientras que la de aguas de clase V, el peor nivel, se redujo hasta el 8,6%. Progresar en la gestión integral de la salubridad medioambiental en las zonas urbanas y rurales. La Iniciativa de Ciudades y Poblados Saludables de China continúa para el fomento de la salubridad con el objetivo de mejorar significativamente el hábitat urbano y rural. Según una investigación de 2012, desde su puesta en marcha, el porcentaje de mercados y ferias de alimentos estandarizados se elevó del 35,2% al 60,6%; la tasa de satisfacción de los ciudadanos con el ambiente de la ciudad creció del 30% al 98%, y la satisfacción con respecto a los resultados de la iniciativa alcanzó el 98%. Hasta finales de 2015, la tasa de tratamiento de las aguas residuales fue del 92% y el porcentaje de tratamiento inocuo de las basuras domésticas de los barrios construidos en las ciudades alcanzó el 94,1%. El tratamiento integral del medio ambiente de 78.000 aldeas ha beneficiado directamente a 140 millones de habitantes rurales, y 61.000 de granjas (áreas de cría) de gran escala construyeron instalaciones de eliminación y reutilización de desechos. Hasta finales de 2016, la tasa de tratamiento de basuras domésticas de las zonas rurales fue de cerca del 60% y el porcentaje de tratamiento de aguas residuales de las aldeas administrativas fue del 22%. La tasa de generalización de las letrinas sanitarias rurales aumentó de un 71,7% en 2012 al 80,4% en 2016, llegando a más del 90% en algunas provincias del este del país.
Resolver de manera básica el problema de la seguridad del agua potable en las zonas rurales. Entre 2006 y 2010, se invirtió un total de 105.300 millones de yuanes en la construcción de proyectos para agua potable segura en las zonas rurales, beneficiando a 212 millones de habitantes de esas zonas de 190.000 aldeas administrativas. De 2011 a 2015, el Gobierno invirtió 121.500 millones de yuanes en proyectos para acceso a agua potable segura en las zonas rurales, a los cuales se sumaron más de 60.000 millones de yuanes en fondos complementarios locales. Hasta finales de 2016, el seguimiento del agua potable segura fue superior al 85% de las aldeas, y más del 82% de los residentes rurales disfrutó de un suministro centralizado de agua. El Estado destinó fondos para zonas con dificultades particulares, y elevó los estándares del subsidio, asignando 495 millones de yuanes para solucionar el problema de acceso al agua potable segura de más de 1.400 monasterios, 32.300 monjes y monjas y 60.000 habitantes que necesitaban el suministro temporal de agua en la región autónoma del Tíbet. Seguir reforzando la gestión de la salud laboral. En 2011, China modificó la Ley de Prevención y Tratamiento de Enfermedades Laborales de la República Popular China. Esta modificación permitió lanzar campañas para controlar y reducir los riesgos asociados con el polvo y las sustancias tóxicas durante los procesos de producción en sectores particulares, como el procesamiento de arena de cuarzo, la explotación y fabricación de productos de asbesto, la explotación de minas de oro, la producción de cemento y cerámica y la fabricación de materiales refractarios. Se ha instado a las empresas a aumentar la inversión, mejorar la tecnología, perfeccionar las instalaciones de protección y reforzar la protección individual, lo que ha permitido mejorar las condiciones y el ambiente del lugar de trabajo. Hasta finales de 2016, el Estado sancionó según la ley a las empresas que se negaron a adoptar las medidas necesarias o que las que lo hacían de forma inapropiada, exigiendo la suspensión de la producción y la realización de modificaciones a 1.524 empresas, proponiendo el cierre de 1.576 y clausurando 426 empresas ilegales.Se ha intensificado la supervisión e inspección de la higiene laboral de las empresas. De 2013 a 2016, el número de empresas de inspección del país aumentó de 229.000 a 395.000, lo que supone un aumento del 72,5%. Aplicar más estrictamente la supervisión y el control de la seguridad alimentaria. En 2015, China revisó la Ley de Seguridad Alimentaria de la República Popular China. En 2016, las instituciones de supervisión de todos los niveles investigaron los procesos de producción de comida de 521.000 empresas y realizaron inspecciones a 15.000 empresas de aditivos alimentarios y a 72.000 pequeños talleres de procesamiento alimentario. Las autoridades competentes de los diversos niveles inspeccionaron 12.093.000 negocios de venta de alimentos y examinaron 8.869.000 servicios de restauración. En 2016, las autoridades llevaron a cabo inspecciones aleatorias en 257.000 muestras de comida, de las cuales el 96,8% cumplieron los estándares requeridos, y resolvieron adecuadamente varias emergencias de seguridad alimentaria, como el caso de la leche en polvo para bebés y niños adulterada). III. Elevación progresiva de la capacidad de los servicios sanitarios públicos El gobierno chino prioriza la prevención mientras integra la prevención con el tratamiento, y hace grandes esfuerzos para asegurar el acceso igualitario de la ciudadanía a los servicios sanitarios públicos. Ha dedicado grandes esfuerzos a prevenir y controlar las enfermedades contagiosas, crónicas y endémicas, fortaleciendo la capacidad de respuesta rápida ante emergencias sanitarias públicas, y desarrollando un sistema de servicios sanitarios básico públicos que sea cada vez más igualitario y universal. Seguir elevando la tasa de cobertura de los servicios sanitarios públicos básicos. Los servicios gratuitos de vacunación para niños han sido ampliados a los adultos. Hasta finales de 2015, tomando los poblados como unidad, la tasa de vacunación se mantuvo de forma general por encima del 90%. Gracias a numerosos planes de inmunización, el número de casos y muertes por enfermedades contagiosas evitables por vacunación se redujo a su nivel más bajo de la historia. De 2010 a 2017, el subsidio a los servicios sanitarios públicos se incrementó de 15 a 50 yuanes por persona. Asimismo, el número de proyectos de servicios aumentó de los 41 de nueve tipos iniciales hasta los actuales 47 de 12 tipos. Los 12 tipos de servicios establecidos cubren de forma básica todo el proceso vital de las personas, y son: registro de salud de ciudadanos, educación sanitaria, vacunación, atención sanitaria infantil, atención sanitaria a mujeres embarazadas, atención sanitaria a personas mayores, atención sanitaria a enfermos crónicos, atención sanitaria a discapacitados mentales graves, atención sanitaria a enfermos de tuberculosis, atención sanitaria de medicina tradicional china, aviso y gestión de brotes de enfermedades contagiosas y emergencias sanitarias, y supervisión y coordinación del plan de salud y planificación familiar. Hasta finales de 2016, la tasa de registro sanitario electrónico de los ciudadanos alcanzó el 76,9% en todo el país. Además, el número de pacientes que recibió atención sanitaria sobre hipertensión y diabetes fue 90,23 millones y 27,81 millones, respectivamente, y la tasa de atención sanitaria a mujeres embarazadas y niños menores de tres años fue del 91,6% y el 91,1%, respectivamente.
Seguir aumentando el número de beneficiarios de los servicios sanitarios públicos. En 2012, China consiguió el objetivo de erradicar completamente la incidencia del tétanos en los recién nacidos. En 2014, gracias a la vacunación de los recién nacidos contra la hepatitis B, el porcentaje de niños menores de cinco años portadores de antígenos de superficie de hepatitis B se redujo de un 9,67% en 1992 hasta un 0,32%. De esta forma, China consiguió cumplir con antelación el objetivo de la OMS de reducir la prevalencia de la enfermedad en niños menores de cinco años por debajo del 1% en 2017. Sigue mejorando el nivel del acceso a los servicios sanitarios públicos básicos de la población flotante; las medidas de prevención y control de enfermedades contagiosas se llevan a cabo de forma generalizada y se realiza la vacunación de más del 90% de los niños de ese grupo de población flotante. Se han establecido y puesto en marcha planes especiales de servicios sanitarios públicos sobre enfermedades graves, importantes factores de riesgo y problemas de salud de los principales grupos sociales destinados a la revacunación contra la hepatitis B de jóvenes menores de 15 años, la mejora de la nutrición de los niños en las zonas pobres, la facilitación del parto hospitalario a las mujeres embarazadas que viven en el campo, la detección del cáncer cervical y cáncer de mama entre las mujeres campesinas y la construcción de aseos sanitarios saludables en el campo, entre otras acciones, que han beneficiado en total a cerca de 200 millones de personas. En 2009, China puso en marcha el "Proyecto recuperar la visión de un millón de pacientes pobres con cataratas", que permitió operar de forma gratuita hasta finales de 2013 a más de 1,75 millones de personas. Seguir mejorando el nivel de control de las epidemias de enfermedades contagiosas. China ha construido el mayor sistema de información directa en línea para epidemias de enfermedades contagiosas definidas legalmente y emergencias sanitarias públicas del mundo. La tasa de incidencia registrada de brotes de enfermedades contagiosas se ha reducido en una media del 19,4%. Se ha reforzado aún más la capacidad de detección y alerta temprana de enfermedades contagiosas. El sistema de información de este tipo de enfermedades abarca un total de cerca de 71.000 instituciones médicas, cuenta con más de 160.000 usuarios y realiza al año cerca de nueve millones de informes. En 2016, la tasa de incidencia de la enfermedad y muertes debidas a enfermedades contagiosas de tipo A y B se mantuvo controlada por debajo de 215,7 casos por cada 100.000 personas y 1,31 fallecimientos por cada 100.000 personas, respectivamente. China ha construido una red de laboratorios de detección pertenecientes a instituciones de control de enfermedades a escala nacional, provincial, municipal y distrital, y los laboratorios de gripe, polio, sarampión, encefalitis epidémica tipo B, entre otros, del Centro Nacional de Control de Enfermedades se han convertido en laboratorios de referencia para la OMS. La situación de brotes epidémicos en el país es en general estable y no se han producido epidemias importantes de enfermedades contagiosas. La transmisión del SIDA está controlada en un nivel bajo y la tendencia a subir con rapidez en regiones clave ha sido contenida de forma básica. Los trabajos de prevención y tratamiento de la tuberculosis han dado resultados notables, y la tasa de curación se mantiene por encima del 90%. En 2016, el número de casos sobre tuberculosis respecto a 2011 se redujo un 12,6% y el número de muertes se rebajó hasta 2,3 por cada 100.000 habitantes aproximadamente, alcanzando el nivel de los países desarrollados. En todo el país se dieron 3.189 casos de malaria, de los que solo tres eran fruto de un contagio local, reduciéndose notablemente respecto a los 4.262 de 2010 y, al mismo tiempo, más del 80% de los distritos donde se producían brotes de malaria, erradicaron prácticamente la enfermedad. Además, siguen consolidándose los resultados de las medidas de prevención y tratamiento de las principales enfermedades parasitarias. Hasta finales de 2016, 453 distritos afectados consiguieron controlar la extensión de la transmisión de la esquistosomiasis. Aumentar notablemente los resultados de prevención y control de enfermedades crónicas. China ha establecido una red de monitorización de enfermedades crónicas y detección de sus factores de riesgo. La atención sanitaria a los mayores y enfermos de hipertensión y diabetes está incluida en los servicios sanitarios públicos básicos y se ofrecen de forma gratuita. Además, se implementan programas sobre infarto cerebral, detección de alto riesgo de enfermedades cardiovasculares, intervención integral de enfermedades bucales, detección y tratamiento tempranos de cáncer, entre otras. Hasta finales de 2016, el plan de detección e intervención de pacientes con alto riesgo de infarto cerebral exploró a más de 6,1 millones de personas, descubrió a 820.000 en alto riesgo y llevó a cabo el seguimiento e intervención a 952.000; el plan de detección temprana e intervención integral de pacientes con alto riesgo de enfermedades cardiovasculares atendió a 3.389.000 personas, detectó 776.000 en alto riesgo y llevó a cabo el seguimiento a 524.000; el plan de intervención integral de niños con enfermedades bucales realizó exámenes gratuitos a 100 millones de niños, trató gratuitamente 5.168.000 casos de caries y 2.229.000 de barniz de fluoruro; el plan para el diagnóstico y tratamiento precoz del cáncer llevó a cabo la detección de 2.140.000 pacientes con riesgo alto y encontró 55.000 casos, alcanzando una tasa de detección temprana del 80%. Controlar eficazmente la propagación de enfermedades endémicas. Hasta finales de 2015, en el 90,8% de los distritos de regiones cuyas fuentes de agua tienen un alto contenido de yodo, la tasa de consumo de sal alimentaria no yodada era superior al 90%. Asimismo, el 94,2% de los distritos había erradicado las enfermedades por falta de yodo, lo que sitúa a China en una posición líder entre los 128 países y regiones del mundo que aplican medidas de yodado de la sal alimentaria. El 95,4% de las aldeas en las áreas afectadas por la enfermedad de Kashin-Beck ha erradicado la enfermedad y el 94,2% de los distritos en regiones afectadas por la enfermedad de Keshan han controlado la enfermedad. En todos los distritos afectados por la fluorosis debido a la combustión de carbón, la tasa de sustitución de estufas y cocinas alcanzó el 98,4%; el 93,6% de la población rural de las áreas afectadas por la fluorosis debido al agua potable ya tiene acceso al agua potable cuyos niveles de flúor se han reducido. Todas las regiones afectadas por envenenamiento con arsénico por la contaminación debida a la combustión de carbón han sustituido completamente las estufas y cocinas; asimismo, todas las regiones afectadas por envenenamiento con arsénico por la contaminación de agua ya tienen acceso al agua potable segura.
Mejorar continuamente los servicios de salud mental. Se publicó la Ley de Salud Mental de la República Popular China, incorporando los trabajos relacionados al marco legal. Hasta finales de 2015, China tenía 2.936 instituciones de salud mental en todo el país con 433.000 camas, lo que supone un aumento del 77,9% y el 89,9%, respectivamente,en relación a 2010, y con 27.700 especialistas (y ayudantes) en psiquiatría, un 20,2% más que los 23.100 de 2012. Los trastornos mentales graves han sido incluidos en el ámbito de garantía del nuevo tipo de asistencia médica cooperativa rural y del seguro de enfermedades graves para los residentes urbanos, se está implementando el plan de gestión y tratamiento de enfermedades mentales graves a nivel local subvencionado por el Gobierno Central y parte de las regiones del país han establecido medidas especiales de tratamiento y ayuda para aliviar la carga económica de este colectivo de enfermos. Se ha reforzado el registro de pacientes con enfermedades mentales graves y la gestión de las medidas especiales de tratamiento y ayuda. De 2012 a 2016, el número de casos de enfermedades mentales graves registrados en todo el país se incrementó de 3.080.000 a 5.400.000, y la tasa de atención a enfermos se elevó del 59,1% hasta el 88,7%. Se ha reforzado la intervención en relación con trastornos mentales comunes y problemas de comportamiento psicológico, como la depresión y el trastorno de ansiedad, se ha incrementado el nivel de detección temprana e intervención oportuna de los problemas psicológicos de los colectivos clave, se ha elevado la capacidad y el nivel de la intervención ante crisis psicológicas repentinas y se están promoviendo de forma generalizada los servicios de rehabilitación de trastornos psicológicos a nivel de comunidad. Fortalecer de manera integral la capacidad de respuesta urgente a emergencias sanitarias públicas. Se ha establecido de forma básica el régimen legal de respuesta urgente y los sistemas de respuesta urgente están siendo continuamente mejorados. Se han creado en todo el país 36 equipos de tratamiento de emergencias sanitarias de nivel nacional divididos en cuatro categorías, y cerca de 20.000 equipos locales con más de 200.000 integrantes. En 2014, la tasa de cumplimento de la capacidad de respuesta a emergencias sanitarias públicas se elevó hasta el 91,5%, superando ampliamente el nivel medio mundial de 70%. En los últimos años, China ha acelerado la construcción del sistema de respuesta sanitaria urgente. Gracias a este sistema, se ha hecho frente de forma efectiva a diversos casos de brotes agudos de enfermedades contagiosas, como la gripe aviar H7N9, la fiebre hemorrágica del Ébola, el síndrome respiratorio de Oriente Medio y el virus del Zika, y se ha ofrecido ayuda médica de urgencia e implementado medidas de prevención de epidemias en grandes catástrofes naturales y accidentes, como el terremoto de Wenchuan, en la provincia de Sichuan, o la gran explosión del puerto de Tianjin. IV. Elevar en gran medida la calidad de los servicios médicos y sanitarios China se esfuerza por mejorar la accesibilidad y facilitación de los recursos médicos y sanitarios, promover de forma coordinada el aumento de la calidad y eficacia de los servicios médicos, establecer de forma acelerada un sistema integrado de servicios médicos y de salud de alta calidad y eficacia, optimizar continuamente el sistema de suministro de medicamentos y mejorar notablemente la experiencia de acceso a los servicios médicos de los ciudadanos. Seguir aumentando los factores de los recursos del sistema de servicios médicos y sanitarios. De 2011 a 2015, el país invirtió 42.000 millones de yuanes para apoyar la construcción de más de 1.500 hospitales de nivel de distrito, 18.000 centros de salud a nivel de poblado, y más de 100.000 centros de atención sanitaria a nivel de aldea y comunidad. Hasta finales de 2016, China contaba con 983.394 instituciones médico-sanitarias, de las cuales 29.140 eran hospitales (12.708 estatales y 16.432 privados), 36.795 centros de salud a nivel de poblado, 34.327 centros (estaciones) de asistencia sanitaria a nivel comunitario, 3.481 centros de prevención y control de enfermedades, 2.986 oficinas (centros) de supervisión sanitaria, y 638.763 centros de atención sanitaria a nivel de aldea. Además, para la misma fecha, el país contaba con 125.000 equipos médicos de más de un millón de yuanes cada uno. En 2016, el número de camas en instituciones de salud se incrementó en 395.000 frente a un año antes, alcanzando una media de 5,37 camas por cada 1.000 personas, y el de camas hospitalarias en 358.000. Además, hubo en el país 266 hospitales de medicina tradicional de las minorías étnicas, con un total de 26.484 camas, donde se ofrecieron 9.687.000 diagnósticos y tratamientos anuales, y el número de los pacientes que recibieron el alta llegó a 588.000. Personal médico-sanitario optimizado. China posee el sistema de formación y enseñanza de medicina más grande del mundo. Hasta finales de 2016, el país contaba con 922 centros de enseñanza superior de medicina, 1.564 centros de enseñanza secundaria con formación en medicina, 238 instituciones con formación médica en nivel de máster y 92 en nivel de doctorado. En total había 3.950.000 estudiantes, de los que 1.140.000 cursaban estudios de especialidades clínicas y 1.800.000 de especialidades de enfermería. El país cuenta con 14 instituciones educativas que ofrecen formación de investigación en las especialidades de medicina tradicional china y medicina de las minorías étnicas, con un total de 170.000 alumnos. Escuelas de medicina tradicional china de las provincias de Yunnan, Guangxi y Guizhou han empezado a ofrecer especialidades en nivel universitario en medicina tradicional de las etnias dai, zhuang y miao. Una parte de los centros de enseñanza de medicina de las minorías étnicas se han asociado con universidades de medicina tradicional china para formar especialistas en medicina de las minorías étnicas. Hasta finales de 2016, China contaba con un total de 11.173.000 especialistas sanitarios y 8.454.000 técnicos sanitarios, con una proporción de 2,31 profesionales por cada 1.000 habitantes. El 81,2% de los médicos en ejercicio (incluyendo médicos asistentes) habían recibido formación universitaria o superior, y el número de profesionales de alto nivel se incrementa año tras año. Además, la relación de profesionales de enfermería era de 2,54 por cada 1.000 habitantes, y se alcanzó una proporción médicos-enfermeros de 1:1,1. Seguir aumentando la implicación de las fuerzas sociales en el ámbito médico. China apoya de forma preferente la creación de instituciones médicas sin ánimo de lucro por parte de las fuerzas sociales, e impulsa la igualdad de trato a los hospitales privados sin ánimo de lucro y a los hospitales públicos. El país anima a que los médicos jubilados o los médicos en activo después de su jornada laboral ofrezcan sus servicios en instituciones médico-sanitarias de base o que abran consultorios privados. Hospitales de administración privada representan más del 57% de todos los hospitales del país. El número de camas en instituciones médico-sanitarias privadas ha aumentado un 81% desde 2011, y el número de consultas externas en instituciones privadas ya supone el 22% del total nacional. Hasta la fecha, de los médicos registrados que podían trabajar en más de un centro sanitario, más del 70% trabajaba en una institución médica privada.
Seguir mejorando las condiciones médicas en los niveles de base y el campo. China impulsa la mejora del sistema médico-sanitario, la configuración de las instituciones de servicios sanitarios y la asignación de personal sanitario en los niveles de base y el campo. Para ello es necesario situar los hospitales de nivel de distrito como núcleo de los centros médico-sanitarios del área del distrito y de la red de servicios médico-sanitarios de tres niveles del campo, y conseguir que cada distrito (ciudad) tenga entre uno y dos hospitales principales (incluido hospitales de medicina tradicional de China), conseguir básicamente que cada poblado tenga un centro de salud, que cada aldea constituida posea una sala de atención sanitaria y que haya un médico por cada 1.000 campesinos. Conseguir una oferta de servicios médico-sanitarios más jerarquizada. China ha establecido un mecanismo de prevención y control de enfermedades graves en tres niveles integrados, conformado por instituciones sanitarias públicas profesionales, hospitales generales y especializados, e instituciones médico-sanitarias de nivel de base. Además, el país está reforzando los mecanismos de compartición de la información e interconexión e impulsando el desarrollo integrado de prevención, tratamiento y seguimiento de enfermedades crónicas, con el objetivo de conseguir una atención médica que combine la prevención y el tratamiento. China también está estableciendo un régimen integral de diagnóstico y tratamiento por niveles; asimismo, está promoviendo la conformación de una secuencia de atención médica racional caracterizada por priorizar las consultas en las instituciones de nivel de base, promover la consulta de enfermedades leves en las instituciones de nivel de base y las graves en los hospitales, establecer la conexión entre todos los niveles y separar el tratamiento de las enfermedades urgentes de las enfermedades crónicas; y, está perfeccionando su cadena de servicios médicos de tipo "tratamiento-recuperación-cuidado a largo plazo". La tasa de solicitud de citas de consulta en hospitales de tercer nivel (los más grandes y mejores) alcanzó el 38,6%, y cerca de 400 instituciones médicas establecieron centros ambulatorios para la realización de operaciones. Se ha puesto en marcha con éxito el servicio de cita previa de médicos de familia. El grado de satisfacción de los ciudadanos con el nivel técnico y profesional y la actitud de los médicos de familia es superior al 80%, lo que demuestra la notable mejora de la experiencia de acceso a los servicios médicos de la población. Seguir elevando los niveles de la calidad y la seguridad médicas. Hemos elaborado el documento "Métodos de gestión de la calidad médica", que ha permitido establecer y perfeccionar gradualmente el sistema de gestión y control de la calidad médica; se ha publicado el índice de control de calidad y se ha llevado a cabo la informatización de la supervisión y la respuesta de los pacientes a la atención recibida. A través del mecanismo "Gestión de vías clínicas" de las instituciones médicas, China ha establecido 1.212 vías clínicas que cubren básicamente las enfermedades más comunes y frecuentes. Se ha publicado y puesto en marcha el "Plan Nacional de Acción de Contención de la Resistencia Bacteriana (2016-2020)" para hacer frente de manera integral al problema de la resistencia bacteriana. China refuerza la gestión de la prescripción y el uso de medicamentos. En 2016, la tasa de uso de antibióticos en pacientes hospitalizados fue del 37,5%, una bajada del 21,9 puntos porcentuales respecto de 2011, y en las visitas médicas la prescripción de antibióticos fue del 8,7%, un 8,5 puntos porcentuales menos que en 2011. La cobertura de los seguros de responsabilidad médica cubre más de un 90% de los hospitales de segundo nivel o superior. China presta gran atención a la seguridad y el suministro de sangre. Hasta finales de 2015, todos los bancos de sangre realizaban el test de detección de ácido nucleico, consiguiendo un nivel de seguridad de la sangre prácticamente equivalente al de los países desarrollados. Se promueve la donación de sangre y el uso clínico racional de la misma. En 2016 se realizaron en China 14 millones de donaciones de sangre, un 6,1% más que en 2015, cubriendo básicamente las necesidades clínicas de sangre. Además, la donación de órganos de personas fallecidas es hoy la principal fuente de donaciones para los trasplantes de órganos en el país. Seguir mejorando el sistema de garantía de suministro de medicamentos. Sobre la base del sistema nacional de medicamentos básicos, el sistema de garantía de suministro de medicamentos ha conseguido un rápido desarrollo. Tras la puesta en marcha del sistema, el precio de los medicamentos básicos se ha reducido alrededor del 30%, y se han puesto en venta en los centros médico-sanitarios de los niveles de base con beneficio cero, lo que ha ayudado a reducir en gran medida la carga económica de las personas enfermas. Se ha llevado a cabo la primera experiencia piloto de negociación pública de los precios de los medicamentos. A través de ella se ha reducido en más de un 50% el precio de medicamentos para enfermedades como la hepatitis B o el cáncer de pulmón de células no pequeñas, consiguiendo que su precio sea el más bajo de todo el mundo, y reduciendo el gasto de los enfermos, hasta finales de 2016, en cerca de 100 millones de yuanes. Se están mejorando las políticas de garantía de medicamentos usados en el tratamiento de enfermedades poco comunes. Se ha aumentado el suministro gratuito de medicamentos para la prevención y tratamiento del SIDA y de otros medicamentos especiales. Se está impulsando de forma decidida la innovación de medicamentos, para lo cual se ha puesto en marcha el plan especial de ciencia y tecnología "Creación de nuevos medicamentos". Entre 2011 y 2015, en todo el país se desarrollaron 323 estudios clínicos para la aprobación de medicamentos innovadores, se aprobaron y empezaron a producir 16 medicamentos innovadores, como Icotinib, se lanzaron al mercado 139 nuevos medicamentos químicos genéricos y más de 600 tipos de Principios Activos Farmacéuticos (API, por sus siglas en inglés), y más de 60 empresas de fabricación de medicamentos alcanzaron el nivel avanzado internacional, cumpliendo con el estándar GMP. Además, varios equipos médicos de gran tamaño, como los escáneres PET-CT y el 128-MSTC, y dispositivos como el marcapasos cerebral, el implante de válvulas cardíacas biológicas artificiales, el implante coclear y otros dispositivos de implante de alto nivel fueron aprobados y lanzados al mercado. China impulsa el establecimiento de una red de distribución de medicamentos moderna que abarque las áreas urbanas y rurales, con el objetivo de seguir elevando la capacidad de garantía del suministro de medicamentos en los niveles de base y las zonas remotas del país.
Apoyar aún más el desarrollo de la Medicina Tradicional China. De 2013 a 2015, China ha invertido 4.600 millones de yuanes en fondos especiales para apoyar la mejora de los servicios de Medicina Tradicional China y medicina tradicional de las minorías étnicas. En 2016, el gobierno publicó el "Esquema del plan estratégico de desarrollo de la medicina tradicional china (2016-2030)". Ese mismo año, el valor total del ingreso de las empresas grandes de medicamentos de Medicina Tradicional China fue de 865.300 millones de yuanes, ocupando casi la tercera parte del volumen total del ingreso de las empresas grandes de medicamentos en todo el país. Desde 2011, los resultados de 49 investigaciones científicas de Medicina Tradicional China han obtenido premios nacionales de ciencia y tecnología. El uso de la artemisinina para el tratamiento de la malaria y el tratamiento de la leucemia mieloide aguda fruto de investigaciones que combinan la medicina occidental y la Medicina Tradicional China, han recibido la atención de todo el mundo. V. Establecer inicialmente un sistema de garantía médica universal China promueve decididamente el establecimiento de un sistema de garantía médica universal multinivel, de amplio espectro y plena cobertura, basado en las garantías médicas básicas y complementado con todo tipo de seguros complementarios y seguros médicos comerciales, con el objetivo de establecer inicialmente garantías básicas de asistencia médica a todos los ciudadanos. Conseguir la plena cobertura de los seguros médicos básicos. China ha establecido inicialmente un sistema de garantía médica universal basado en el seguro médico laboral básico, el seguro médico básico urbano y la nueva asistencia médica cooperativa rural. Hasta finales de 2016, los seguros médicos básicos benefició a más de 1.300 millones de personas en todo el país, consolidando un grado de cobertura superior al 95% de la población. En 2016, China inició oficialmente la integración de los sistemas del seguro médico básico urbano y la nueva asistencia médica cooperativa rural. Esto ha permitido unificar el ámbito de cobertura, las políticas de financiación, el nivel de las garantías, el listado de servicios médicos, la gestión de puntos fijos y la gestión de fondos, y ha conformado de forma gradual en todo el país un sistema de garantía médica básica unificada para el ámbito urbano y rural que ha permitido disfrutar a todos los ciudadanos por igual del derecho a la asistencia médica. Seguir fortaleciendo la sostenibilidad de la capacidad de las garantías de los seguros médicos básicos. En 2016, los ingresos y gastos anuales del seguro médico laboral básico fueron de 1.027.400 millones de yuanes y 828.700 millones de yuanes, respectivamente, 421.200 millones y 341.900 millones más con respecto a 2012, suponiendo incrementos del 15,7 y el 15,6%. Igualmente, los ingresos y gastos anuales del seguro médico básico urbano fueron de 281.100 millones de yuanes y 248.000 millones de yuanes, respectivamente, 193.400 y 180.500 millones de yuanes más respecto de 2012. En 2017, el estándar de la subvención financiera al seguro médico básico urbano y rural ha seguido incrementándose, alcanzando una cifra media en todos los niveles de 450 yuanes por persona al año. Aumentar progresivamente el nivel de las garantías de los seguros médicos básicos. En 2016, el límite de pago de los fondos del seguro médico laboral básico y el seguro médico básico urbano fue de seis veces el sueldo anual promedio de los trabajadores y los ingresos anuales medios disponibles de los ciudadanos correspondientes a su ámbito local, respectivamente. Asimismo, el porcentaje de fondos destinados al pago de gastos de ingreso hospitalario dentro del ámbito estipulado por la norma fue aproximadamente del 80% y el 70%, respectivamente. En 2017, el porcentaje de cobertura de los gastos por visitas médicas e ingreso hospitalario por parte de la nueva asistencia médica cooperativa rural se situó en un 50% y un 70%, respectivamente. Asimismo, 2.535 medicamentos de medicina occidental y medicina tradicional fueron incluidos en el Listado nacional de medicamentos del seguro médico básico, seguro de accidentes laborales y seguro de maternidad 2017, 339 más que en la lista anterior (un 15% más), abarcando básicamente todos los medicamentos terapéuticos del "Listado nacional de medicamentos básicos 2012". El gobierno chino ha celebrado negociaciones del precio de una parte de los medicamentos con importante valor clínico y alto precio con exclusiva de patente incluidos en los seguros médicos. A través de estas negociaciones fueron incluidos 36 medicamentos para tumores malignos, enfermedades raras, enfermedades crónicas y otros ámbitos de tratamiento. Además, se han incorporado diversos programas de rehabilitación médica al ámbito de cobertura de los seguros médicos básicos. Impulsar ordenadamente la reforma del modelo de pago de los seguros médicos básicos. Más del 70% de las regiones del país está explorando activamente nuevos modelos de pago por tipo de enfermedad, pago por persona y pago por grupos de diagnóstico relacionados (DRG), entre otros. China ha acelerado el impulso de la red nacional de seguros médicos básicos y los procesos de liquidación de los gastos de asistencia médica entre jurisdicciones, y sigue promoviendo la asistencia sanitaria de "tarjeta única" . Para finales de agosto de 2017 se había conseguido de forma básica la liquidación directa de los gastos médicos de los asegurados en su región y la liquidación directa interjurisdiccional dentro de una misma provincia, y se había puesto en marcha con éxito la red de liquidación directa de los gastos de asistencia médica hospitalaria, consiguiendo que todas las provincias (el Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang incluido) y todas las regiones bajo la planificación unificada, entraran a formar parte del sistema nacional de liquidación interprovincial de gastos médicos de los seguros médicos básicos y, para la misma fecha, todo el país contaba con 6.616 instituciones médicas para la liquidación directa de los gastos médicos y de hospitalización interprovincial.
Seguir perfeccionando el sistema de garantía por enfermedades graves de los habitantes urbanos y rurales. China ha puesto en marcha un seguro médico por enfermedades graves para residentes urbanos y rurales con el objetivo de seguir perfeccionando y mejorando los mecanismos de cobertura médica frente a este tipo de enfermedades, centrándose principalmente en los tratamientos costosos. Hasta finales de 2015, el seguro médico por enfermedades graves para habitantes urbanos y rurales cubría a todos los beneficiarios de los seguros médicos básicos urbanos y rurales. En 2016, el seguro médico de enfermedades graves benefició a más de 1.000 millones de personas, exigiendo que el porcentaje de reembolso fijado por las normas sobre seguros médicos de enfermedades graves de cada provincia superara al 50% y el porcentaje de reembolso real de los beneficiarios se elevó aproximadamente entre 10 y 15 puntos porcentuales. Notables resultados de los mecanismos de asistencia sanitaria. China ha establecido un marco básico de la política de asistencia sanitaria, que ha sido efectivamente engarzada con el sistema del seguro médico de enfermedades graves para habitantes urbanos y rurales. Se ha conseguido empezar a unificar los estándares y el nivel de la atención médica en el ámbito urbano y el rural. Los beneficiarios han pasado de ser personas por debajo del nivel mínimo de subsistencia y las personas extremadamente pobres de las zonas urbanas y rurales, a incluir paulatinamente a los aquejados de enfermedades graves con pocos recursos económicos, miembros de familias con bajos ingresos y miembros de familias empobrecidas a causa de su enfermedad. Los sindicatos organizan activamente mutuas de trabajadores para ayudar a los enfermos graves a reducir la carga económica que supone la enfermedad. En 2016, China destinó en total 15.500 millones de yuanes a fondos de asistencia médica (entre los que no se cuentan los fondos de ayuda de emergencia por enfermedad), de los cuales un 92% fueron destinados a las regiones del centro y el oeste y las regiones pobres del país. A través de estos fondos se atendieron un total de 82,565 millones de personas y se subvencionó el acceso de 55,604 millones de personas con dificultades económicas al seguro médico básico. De las personas con derecho a recibir la ayuda, dentro de la cuota anual límite, una media de más del 70% la ejecutaron. Los servicios de asistencia médica son cada vez más cómodos y accesibles, el 93% de las regiones han conseguido implementar el "pago único" de los gastos de atención y seguro médicos. Desde 2013, China ha establecido mecanismos y asignado fondos de ayuda de emergencia por enfermedad para permitir el tratamiento de enfermos que necesitan urgentemente asistencia médica pero no pueden demostrar su identidad o no tienen capacidad económica para hacer frente a los gastos médicos derivados de su estado. Hasta junio de 2017, la ayuda de emergencia ha beneficiado a unas 640.000 personas. Elevar progresivamente el nivel de cobertura médica de la población campesina pobre. En 2016, China puso en marcha un proyecto de reduccón de la pobreza a través de la atención sanitaria. Gracias a él se ha conseguido que los seguros médicos básicos para habitantes urbanos y rurales y el seguro médico de enfermedades graves cubra a la totalidad de la población campesina pobre, incrementar 5 puntos porcentuales el porcentaje de reembolso de los gastos por ingreso hospitalario de la población campesina pobre. Se ha organizado y movilizado a más de 800.000 trabajadores para estudiar y verificar con precisión 93 enfermedades con una alta tasa de incidencia, que generan gastos elevados y tienen una gran influencia sobre la producción y la capacidad de subsistencia, lo que ha servido para crear registros y bases de datos para la labor de erradicación de la pobreza a través de la salud. Se ha elaborado un censo de la población campesina pobre con enfermedades graves y crónicas para brindarle el tratamiento adecuado, lo que ha beneficiado hasta mayo de 2017 a más de 2,6 millones de enfermos con escasos recursos económicos. Se han empezado a aplicar medidas de pago preferente respecto del seguro médico de enfermedades graves, a través de las cuales se han fijado los baremos de pago mínimo, porcentaje de reembolso y límite máximo de pago en favor de la población campesina pobre. Se está impulsando para la población campesina pobre el pago a posteriori de la atención médica hospitalaria y la liquidación instantánea en "ventanilla única" en el ámbito de distrito. Además, 889 hospitales de tercer nivel de todo el país han asumido tareas de ayuda coordinada contra la pobreza con las que se ha dado apoyo a 1.149 hospitales de nivel de distrito en todos los distritos pobres del país. VI. Elevar notablemente el nivel de salud de los colectivos especiales China presta gran atención a la garantía de los derechos sanitarios de colectivos especiales como las mujeres, los niños, los ancianos y los discapacitados, perfecciona constantemente la planificación sobre salud e higiene y presta servicios sanitarios diversificados y específicos para satisfacer las necesidades especiales de los diversos grupos de forma igualitaria y sin discriminación. Perfeccionar constantemente el sistema de servicios de salud materno-infantil. Se ha establecido una red de servicios de salud materno-infantil de tres niveles en las zonas urbanas y rurales. En 2016, el gobierno invirtió 2.900 millones de yuanes para apoyar la construcción de 247 centros de atención sanitaria materno-infantil de nivel municipal y de distrito. Hasta finales de 2016, el país contaba con un total de 3.063 de esas instalaciones, 757 hospitales de maternidad, 117 hospitales infantiles y 370.000 médicos certificados especializados en ginecología, obstetricia y pediatría (incluyendo a los médicos asistentes). Asimismo, 34.000 centros de servicios comunitarios, 37.000 centros de salud a nivel de poblado y los 640.000 dispensarios de asistencia sanitaria a nivel de aldea contaban con personal materno-infantil con dedicación exclusiva o a tiempo parcial.
Mejorar el nivel de los servicios de salud durante el embarazo y tras el parto. Desde 2009, China ha ampliado sucesivamente la cobertura de las pruebas para detectar el cáncer de mama y el cáncer de cuello de útero entre las mujeres de las zonas rurales, incrementando progresivamente los colectivos beneficiados. Entre 2009 y 2016 se realizaron pruebas gratuitas para detectar el cáncer de cuello de útero a más de 60 millones de mujeres de entre 35 y 64 años en 1.299 distritos y se invirtieron 22.600 millones de yuanes en subsidios para más de 74 millones de mujeres de zonas rurales durante el embarazo y el parto. Además, la tasa de partos hospitalarios se elevó del 92,3% en 2008 hasta el 99,6% en 2016 y la mortalidad materna e infantil descendió en gran medida. El gobierno ha asignado fondos para apoyar 11 proyectos de servicios de salud, como el proyecto de exámenes de salud gratuitos previos al embarazo, el de partos hospitalarios en las zonas rurales, el de los complementos de ácido fólico para prevenir los defectos del tubo neural y la prevención de la transmisión de madre a hijo de enfermedades como el sida, la sífilis, y la hepatitis B, etcétera. Asimismo, se están cumpliendo puntualmente los objetivos establecidos en la Directiva Nacional para el Desarrollo de la Mujer (2011-2020). Mejorar notablemente la salud infantil. En 2013, la tasa de lactancia materna de niños entre cero y seis meses se elevó hasta el 58,5%, y sigue creciendo continuamente. En 2016, la tasa de mortalidad de los bebés y los niños menores de cinco años fue del 7,5 y 10,2 por mil, respectivamente, lo que ha permitido cumplir con antelación los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y los objetivos establecidos en el "Programa nacional sobre desarrollo infantil (2011-2020)" y dar nuevos pasos para reducir las diferencias con los países desarrollados. En 2016, la tasa de niños menores de cinco años de bajo peso, crecimiento tardío y anémicos se redujo hasta el 1,49%, el 1,15%, y el 4,79%, respectivamente, lo que supuso cumplir antes del plazo los objetivos establecidos en el citado programa. Hasta finales de 2016 se habían fundado 30 centros experimentales de desarrollo de la primera infancia a nivel nacional. Además, se han puesto en marcha proyectos de mejora de la nutrición de niños de zonas pobres a través de los cuales se suministran suplementos nutricionales de proteínas, vitaminas y minerales a niños de entre 6 y 24 meses de las regiones especialmente empobrecidas. Según la quinta encuesta nacional sobre el desarrollo físico de los niños, realizada en 2016, el nivel de crecimiento de los menores de siete años ha aumentado rápidamente en los últimos 40 años, superando los criterios de crecimiento infantil publicados por la Organización Mundial de la Salud. Consolidar los logros de la prevención y el tratamiento de las enfermedades infantiles. En 2016, la tasa de la transmisión del sida de madre a hijo bajó hasta el 5,7% y la tasa de incidencia del tétanos en los recién nacidos fue inferior al 1 por mil. La tasa de vacunación del plan de inmunización infantil es superior al 99%, no existen casos de poliomielitis y la tasa de incidencia de la tuberculosis pulmonar infantil se mantiene en un nivel bajo. En 2016, la tasa de detección de enfermedades metabólicas hereditarias (fenilcetonuria e hipotiroidismo congénito) llegó hasta el 96% y se han realizado pruebas para la detección de enfermedades de recién nacidos de zonas pobres en 354 distritos de 21 provincias (incluidas regiones autónomas y municipalidades administradas centralmente). Asimismo, se han puesto en marcha importantes proyectos de servicios sanitarios públicos como exámenes de salud gratuitos previos al embarazo, detección de enfermedades de recién nacidos de zonas pobres y programas piloto de prevención y control de la talasemia. Perfeccionar progresivamente el sistema sanitario para las personas mayores. Hasta finales de 2015 se habían establecido en todo el país 453 hospitales de rehabilitación, 168 centros y 65 puntos de atención, lo que supone aumentos respectivos del 69,0%, 242,9% y 16,1% desde 2010. La plantilla de los hospitales de rehabilitación, centros de atención y estaciones de atención era de 36.441, 11.180 y 316 personas, respectivamente, un 96,5%, 286,7%, y 69,9% más que en 2010. Además, en 2015 se realizaron 118 millones de exámenes médicos a personas mayores de 65 años, lo que situó la tasa de control sanitario en el 82%. Asimismo, se presta una gran atención a la salud mental de las personas mayores. A través de diversas formas, el gobierno y las organizaciones sociales difunden información sobre salud mental a las personas mayores y les ofrecen asesoramiento psicológico para enriquecer su vida espiritual y cultural. Impulsar activamente la combinación de los servicios médicos con el cuidado de las personas mayores. En 2016, 90 municipios y distritos fueron seleccionados para un ensayo a nivel nacional para combinar los servicios médicos con el cuidado de las personas mayores. En todo el país hay 5.814 centros que aunan servicios médicos con el cuidado de personas mayores, con un total de 1.213.800 camas. De ellos, 3.623 centros de cuidado de personas mayores disponen de instalaciones médicas, 1.687 instituciones médicas cuentan con centros de cuidado de personas mayores y 504 centros incorporan ambos, de los cuales 2.224 pertenecen a la red de cobertura de los seguros médicos públicos. Además, se han puesto en marcha activamente acciones específicas para mejorar la calidad de los servicios de los centros de cuidado de personas mayores, lo que ha resultado en una mejora del sistema de control de calidad de los servicios combinados de este tipo de instituciones. Seguir reforzando la prevención de discapacidades y los servicios de rehabilitación de discapacitados. En 2016 y 2017, China publicó, respectivamente, el "Plan de acción para la prevención de discapacidades (2016-2020)" y el "Reglamento de prevención y tratamiento de discapacidades y rehabilitación de discapacitados" para dar cobertura normativa a la materia. Entre 2012 y 2016 se beneficiaron del servicio básico de rehabilitación 15,26 millones de discapacitados. Hasta finales de 2016, el país contaba con 7.858 centros de rehabilitación de discapacitados con un plantilla de 223.000 empleados. Paralelamente, 947 distritos urbanos y 2.015 otros distritos pusieron en marcha servicios comunitarios de rehabilitación coordinados por 454.000 responsables de comunidad. En 2017, el país eligió el día 25 de agosto como Día Nacional de Prevención de las Discapacidades. Ampliar progresivamente la cobertura de los deportes para la rehabilitación de discapacitados. China promueve los servicios públicos deportivos básicos para discapacitados desde el XIII Plan Quinquenal e implementa una política regional "de oeste a este", "de norte a sur" y "de las zonas débiles a las desarrolladas". El gobierno ha apoyado económicamente la participación de 8.000 familias de seis provincias (regiones o municipalidades) del oeste del país en el proyecto "Dar entrada al deporte en los hogares para la rehabilitación", lo que ha permitido ofrecer servicios a 88.884 familias en todo el país, subvencionado el establecimiento de instalaciones para el ejercicio en 50 comunidades y posteriormente construido 1.842 más en el resto del país. La proporción de discapacitados que practican deporte frecuentemente ha aumentado hasta el 9,6%.
Dar cuidado especializado a los huérfanos discapacitados. Desde 2015, China ha incluido a los niños discapacitados, enfermos o huérfanos, residentes en la ciudad o el campo con derecho a recibir un estipendio vital mínimo por dificultades extremas en el programa de subsidios "Plan de futuro para la rehabilitación de húerfanos discapacitados". Tomando como referencia las políticas y prácticas de ayuda a niños huérfanos y discapacitados de las instituciones de asistencia social, se ha ofrecido asistencia médica y de rehabilitación a decenas de miles de niños que a través de este plan han podido integrarse en la sociedad. Además, todos los niños recién ingresados en las instituciones de bienestar que cumplen las condiciones para ser operados pueden ser atendidos cuando lo necesiten. Hasta finales de 2016, China había invertido 860 millones de yuanes en la cirugía correctiva y la rehabilitación de más de 90.000 niños huérfanos y discapacitados. VII. Participar activamente en la gobernanza global de la salud y la asistencia médica internacional Como defensor, promotor y practicante de la cooperación internacional en el campo médico y sanitario, China se ha esforzado siempre por cumplir con los índices de salud del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, los objetivos del desarrollo sostenible en materia de salud en el marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU. Asimismo, China lleva a cabo de forma activa actividades de asistencia médica en el extranjero y tratamiento global de emergencias, cumple a conciencia los convenios internacionales en materia de salud y asume con determinación sus responsabilidades humanitarias internacionales. Participar en la construcción del sistema de reglas médicas y sanitarias internacionales. China fue uno de los primeros países en firmar y ratificar los Estatutos de la Organización Mundial de la Salud, adherirse a la Convención Única sobre Estupefacientes y el Convenio sobre Sustancias Psicotrópicas, participar en la elaboración de acuerdos y declaraciones internacionales como la Declaración de Almá-Atá y apoyar a la Declaración Mundial sobre Supervivencia, Protección y Desarrollo Infantil. En 2016, durante la 69ª Asamblea Mundial de la Salud, China propuso e impulsó la aprobación de la resolución "Promoción de la innovación y el acceso a medicamentos infantiles de calidad, seguros, eficaces y asequibles", logrando una buena acogida por las diversas partes. Cooperar extensivamente con la Organización Mundial de la Salud. En 2016 se firmó y publicó en Beijing la Estrategia de Cooperación China-Países de la OMS (2016-2020), que sirvió para confirmar la cooperación en cuanto a políticas, planificación, tecnología y recursos humanos en materia de salud. En 2017, China y la OMS firmaron el memorándum de entendimiento y el plan de acción sobre cooperación en materia de salud en el marco de la iniciativa de la Franja y la Ruta para promover junto con los países participantes la cooperación sobre emergencias sanitarias, prevención de enfermedades contagiosas y medicina tradicional. Ampliar continuamente el intercambio y la cooperación internacional en materia médico-sanitaria. China comparte su experiencia y establece diálogos estratégicos con otros países en materia de salud y organiza todos los años seminarios sobre el campo de los servicios médicos y sanitarios. Durante la cumbre de Johannesburgo del Foro de Cooperación China-África celebrada en diciembre de 2015, China y los países africanos publicaron un plan de cooperación en materia de salud pública, incluido la participación en la construcción de Centros de Control de Enfermedades y Prevención africanos. En octubre de 2016, China estableció relaciones de cooperación hospitalaria con 15 países asiáticos y africanos, entre ellos Etiopía. En abril de 2017 se firmaron tratados de cooperación médico-sanitaria con países africanos como Malaui. Desde 2005, China ha formado a miles de funcionarios y técnicos en países en vía de desarrollo e impulsado proyectos de enseñanza y formación de organizaciones no gubernamentales sobre salud reproductiva entre adolescentes y prevención del sida en países como Zimbabue, Kenia y la región del río Mekong. Lograr resultados notables en la asistencia médico-sanitaria en el extranjero. Desde 1963, China ha enviado equipos médicos de ayuda a 69 países en vía de desarrollo, compuestos de un total de 25.000 profesionales que han tratado a 280 millones de pacientes. Durante la serie de cumbres de ONU celebradas en septiembre de 2015, China anunció importantes medidas de asistencia sanitaria como la construcción de 100 hospitales y clínicas en países en vía de desarrollo durante los siguientes cinco años y la ejecución de 100 "Proyectos de salud de mujeres y niños". A fecha de junio de 2017, China tenía a más de 1.300 médicos y especialistas de salud pública destinados en 51 países de todo el mundo, había formado en China a más de 20.000 profesionales en administración y técnica médica y sanitaria para los países que recibieron la asistencia, construido más de 150 instalaciones como hospitales generalistas, centros especializados y almacenes de medicamentos, proporcionado suministros médicos como ambulancias, instrumental médico y equipos de la cadena de frío de las vacunas y donado a África medicamentos contra la malaria que ayudaron a salvar 40 millones de vidas. Desde 2008, China ha establecido 30 centros de prevención y tratamiento de la malaria en países africanos y cedido medicamentos contra la enfermedad basados en la artemisinina por valor de 190 millones de yuanes. Desarrollar eficazmente la atención global de emergencias. China cumple con los criterios del Reglamento Sanitario Internacional, participa activamente en operaciones internacionales de rescate de emergencia, que en ocasiones lidera, y ha intervenido sucesivamente en el tratamiento de la fiebre amarilla y el virus del Zika en países como Angola y Guyana. En 2014, durante el brote de fiebre hemorrágica del Ébola en África Occidental, China contribuyó con cuatro envíos de dinero y suministros valorados en 120 millones de dólares a los países afectados y organizaciones internacionales sobre el terreno. Además, se envió a más de 1.200 médicos y especialistas de salud pública a zonas afectadas por epidemias y los países vecinos, para realizar cerca de 9.000 análisis de muestras, hacer seguimiento de 900 casos y formar a 13.000 médicos locales y personal comunitario de prevención. Tras el terremoto de magnitud 8,1 grados de 2015 en Nepal, China envió a cuatro equipos médicos compuestos por 193 integrantes que salvaron a más de 2.600 personas y formaron a más de 1.000 técnicos en labores de higiene y prevención.
Conseguir un reconocimiento internacional cada vez mayor de la Medicina Tradicional China. La Medicina Tradicional China se ha extendido a 183 países y regiones de todo el mundo y se ha convertido en un aspecto importante de la cooperación de China con la ASEAN, Europa y África y diferentes organizaciones internacionales de salud. "La acupuntura y la moxibustión de la Medicina Tradicional China" forman parte de la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, y las obras clásicas Huangdi Neijing (Canon interno del emperador amarillo) y Bencao Gangmu (Compendio de la materia médica) han sido incluidas en el Registro de la Memoria del Mundo de la misma organización. Según estadísticas de la OMS, actualmente 103 países miembros reconocen el uso de la acupuntura y la moxibustión, 29 han elaborado leyes sobre medicina tradicional y 18 han incluido la acupuntura y la moxibustión en la cobertura del seguro de salud. Epílogo El Partido Comunista de China y el gobierno chino respetan y garantizan de manera efectiva el derecho a la salud del pueblo, sitúan el mantenimiento de la salud del pueblo como una de las tareas fundamentales de la gobernación y la administración del país y han adoptado una serie de medidas para favorecer el desarrollo actual y beneficiar aún más el desarrollo a largo plazo. Gracias a ello, la causa de la salud en China ha conseguido progresos admirados por el mundo entero, y ha realizado grandes contribuciones al desarrollo sostenible de la humanidad "Para cada ser viviente es inevitable encontrar riesgos y dificultades". China es plenamente consciente de que garantizar la salud del pueblo es una obra sistemática que necesita un esfuerzo constante a largo plazo. Actualmente, debido a la industrialización, la urbanización y el envejecimiento de la población, y a la transformación constante del espectro de las enfermedades, el entorno ecológico y los modos de vida, China todavía se enfrenta a una compleja situación, caracterizada por la amenaza de múltiples enfermedades y el entrelazamiento de diversos factores que afectan a la salud. Al mismo tiempo, con la elevación del nivel de vida y el incremento de los conceptos y conocimientos sobre salud, las necesidades de productos y servicios de salud del pueblo se amplían continuamente, poniendo de manifiesto su carácter multinivel, diversificado e individualizado. Por ello, China se enfrenta al mismo tiempo a los problemas de salud de los países desarrollados y de aquellos en vías de desarrollo. Para garantizar mejor el derecho a la salud del pueblo, China está acelerando el impulso de la construcción de una "China sana", y ha elaborado y puesto en práctica sucesivamente una serie de proyectos como el "Borrador del Plan China Saludable 2030", el "Plan para el fortalecimiento de la salud de todo el pueblo (2016-2020)", "Programa de Sanidad y Salud del XIII Plan Quinquenal" y el "Programa de profundización de la reforma del sistema de servicios médicos, farmacéuticos y sanitarios del XIII Plan Quinquenal". Además, se ha establecido el objetivo de "tres pasos" a fin de conseguir para 2020 el establecimiento de un sistema de asistencia médico-sanitaria básica con peculiaridades chinas y cobertura de la población tanto urbana como rural y la mejora de los índices de salud principales para situarlos entre los primeros de los países con ingresos altos-medios; conseguir para 2030 el perfeccionamiento del sistema del régimen de salud de todo el pueblo, y situar los índices principales de la salud entre los países de ingresos altos; y lograr para 2050 la existencia de una China sana en correspondencia con los requerimientos de un país socialista moderno. Los gobiernos chinos de los diversos niveles se esfuerzan con urgencia y un alto sentido de la responsabilidad por garantizar la salud del pueblo en todos los aspectos y todo el ciclo de vida del pueblo, para promover el desarrollo integral de la causa de la salud y la sanidad. La salud es un anhelo incansable de la humanidad, y la promoción de la salud es una responsabilidad compartida de la comunidad internacional. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU ha fijado las "vidas saludables" como un objetivo de desarrollo sostenible, y actualmente el sistema global de la salud se encuentra en un periodo importante de desarrollo. Como siempre lo ha hecho, China va a tomar parte de forma activa en las actividades internacionales en materia de salud, a participar decisivamente en la administración global de la salud y a llevar a cabo los objetivos de desarrollo sostenible en materia de salud. A través de la construcción de la Franja y la Ruta, vamos a promover la cooperación en los campos de la higiene y la salud con los países concernidos e intensificar el aprendizaje mutuo con todos los países del mundo. En el gran proceso de la construcción conjunta de una comunidad de destino común para toda la humanidad, China seguirá esforzándose por construir un mundo mejor y más saludable de la mano de los pueblos de todo el mundo. Principales índices para el programa Construcción de una China sana Ámbito: Nivel de salud; Índice: Esperanza de vida (años) 2015: 76,34 / 2020: 77,3 / 2030: 79,0 Ámbito: Nivel de salud; Índice: Mortalidad infantil (cada mil) 2015: 8,1 / 2020: 7,5 / 2030: 5,0 Ámbito: Nivel de salud; Índice: Mortalidad de niños menores de cinco años (cada mil) 2015: 10,7 / 2020: 9,5 / 2030: 6,0 Ámbito: Nivel de salud; Índice: Mortalidad materna (1/100.000) 2015: 20,1 / 2020: 18,0 / 2030: 12,0 Ámbito: Nivel de salud; Índice: Tasa de personas que satisfacen o superan los estándares de la Norma Nacional de Evaluación de Salud Física entre los habitantes urbanos y rurales (%) 2015: 89,6 (2014) / 2020: 90,6 / 2030: 92,2 Ámbito: Vida sana; Índice: Nivel de conocimientos de salud (%) 2015: 10 / 2020: 20 / 2030: 30 Ámbito: Vida sana; Índice: número de personas que practican ejercicio frecuentemente (100 millones) 2015: 3,6 (2014) / 2020: 4,35 / 2030: 5,3 Ámbito: Servicios y garantías de la salud; Índice: Tasa de mortalidad prematura por enfermedades crónicas graves (%) 2015: 19,1 (2013) / 2020: 10% inferior al año 2015 / 2030: 30% inferior al año 2015 Ámbito: Servicios y garantías de la salud; Índice: Número de médicos certificados (incluye médicos asistentes) por cada 1.000 residentes permanentes 2015: 2,2 / 2020: 2,5 / 2030: 3,0 Ámbito: Servicios y garantías de la salud; Índice: Proporción de gastos sanitarios individuales en el gasto total nacional (%) 2015: 29,3 / 2020: Aproximadamente 28 / 2030: Aproximadamente 25 Ámbito: Ambiente saludable; Índice: Porcentaje de días con una calidad del aire excelente o buena en las ciudades de nivel de prefectura o superior (%) 2015: 76,7 / 2020: >80 / 2030: Continua mejoría Ámbito: Ambiente saludable; Índice: Porcentaje de la calidad de las aguas superficiales de grado III o superior (%) 2015: 66 / 2020: >70 / 2030: Continua mejoría Ámbito: Industria de la salud; Índice: Volumen total de la industria de servicios de la salud (billones de yuanes) 2015: -/ 2020: >8 / 2030: 16
010020070760000000000000011105031366527461
亿万先生